Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Donald Trump

MUNDO

Donald Trump calificó a la invasión de Rusia como un «holocausto» y cruzó a Biden por no reaccionar

El expresidente estadounidense se ocupó de atacara a Putin y Biden.

El expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, reapareció públicamente desde que se inició la invasión de Rusia a Ucrania. El polémico empresario calificó el conflicto bélico como un «holocausto». También pidió que frenen el avance que tiene planeado Vladimir Putin. Sin embargo, Trump siempre se ha visto como un admirador del mandatario ruso.

«Hay que llegar a un acuerdo, tienen que dejar de matar a estas personas, hay que detenerlo, hay que pararlo ahora”, expresó a través de la cadena televisiva FOX. El mensaje fue para todos los líderes del mundo y, principalmente para Joe Biden. El actual mandatario norteamericano ya aclaró que ayudará a Ucrania de manera indirecta, pero que no tiene pensado enviar tropas para enfrentar al Ejército ruso.

Es por eso que Trump añadió: “No respetan a Estados Unidos. Mi país, no sé, no está haciendo nada al respecto, esto es un holocausto, es una cosa horrible lo que está pasando, estás viéndolo en la televisión todas las noches”. El empresario millonario advirtió que si no hay una reacción inmediata, habrá un posible riesgo en que la voracidad de Vladimir Putin siga acrecentándose.

Pese a las críticas, Donald Trump ha tenido una gran relación con su homólogo de Rusia. Tal es así que, en una cumbre llevada a cabo en Helsinki en 2018, se los vio bromeando juntos. En ese momento el exjefe de Estado estadounidense recalcó que Vladimir Putin no había interferido en las elecciones presidenciales en Estados Unidos de 2016. Asimismo sí hubo grandes sospechas de que había intervenido en los comicios.

Mientras tanto, en Ucrania sigue creciendo la tensión y el avance de las tropas rusas continúa. Al parecer todavía, en el Kremlin, no tienen pensado abandonar el territorio invadido. Es por eso que habrá una reunión entre los diplomáticos de Putin y los funcionarios ucranianos. Se espera que la presión económica del mundo hacia Rusia haga que se replanteen las agresiones bélicas.