Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Gobierno nacional

SOCIEDAD

El Gobierno nacional logró un acuerdo para congelar el precio del pan por 90 días: ¿cuánto saldrá?

El Gobierno nacional controlará el precio del pan francés por los próximos 3 meses en Argentina.

<

En la tarde de hoy la Secretaría de Comercio Interior de la Nación y representantes del sector panadero llegaron a un acuerdo. Esta firma modifica el precio del pan francés por los próximos 90 días y el valor de la tonelada de trigo junto a la harina industrial. Si bien no se trata de un monto específico, el Gobierno nacional estableció un parámetro que todos deberán acatar.

Es por esto que durante los próximos tres meses el pan francés estará comprendido entre los $220 y $270 en todo el país. Esto entrará en vigencia a partir de la puesta en funcionamiento del Fondo Estabilizador del Trigo Argentino. De esta manera, el gobierno garantiza el desacople del precio local en diferentes cereales, algo sobre lo cual Alberto Fernández culpó a la guerra de Rusia y Ucrania.

A su vez, ambas partes acordaron continuar con nuevas mesas de trabajo para seguir tratando el tema a futuro. La idea es que también se traslade a otros productos esenciales para la alimentación de los argentinos este congelamiento de precios. Se trata de una de las medidas de «guerra» del Gobierno para combatir la inflación que terminó en 50,9% en 2021.

El precio de la harina según el Gobierno nacional

Por otro lado, el jefe de la Secretaría de Comercio Interior, Roberto Feletti, anunció que «se va a fijar la tonelada de trigo a $25.000. Es el precio que había en febrero con lo cual la bolsa de harina 000 va a estar en $1.150 y la 0000 en $1.380«. Esto reduce considerablemente los costos de producción para los panaderos aunque será por un tiempo determinado.

«Los molinos van a tener que entregar la bolsa de harina industrial a ese precio, porque el Estado va a subvencionar la diferencia de lo que valga la tonelada de trigo”, afirmó. En esa línea, advirtió que va a haber una «fuerte política de fiscalizaciones» para monitorear que se respeten los precios acordados en toda la cadena del pan y el abastecimiento.