Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Frente de Todos

POLÍTICA

Guerra contra la inflación: un dirigente del oficialismo anticipó el discurso de Alberto Fernández

Lo que dirá Alberto Fernández a la tarde pueden ser un suceso crucial para catapultar su mandato presidencial.

<


Eduardo Valdés, diputado cercano a Alberto Fernández, considera que el discurso del presidente sobre la guerra contra la inflación que dará a las 7 de la tarde será dirigido exclusivamente a los «formadores de precios». En ese sentido, el dirigente político sostuvo que hay ciertos actores del sector privado que inciden en los aumentos.

«El enemigo son los formadores de precios, de eso no tengo duda y creo que el presidente va por ahí. Esto no es nuevo, ya le pasó a Perón en su momento. Lo que tiene que estar fuerte es el poder político para llevar a cabo estas políticas», señaló Valdés en Radio Del Plata afirmando que se instalará la misma fórmula que fracaso sistemáticamente en la Argentina: más controles de precios.

«Para mí es un dolor ácido en el estómago ver un índice de 4,7% de inflación. Ayer el salario mínimo se elevó en un 45%, o sea, no hubo ningún ajuste, sino el mismo aumento que los metalúrgicos y los maestros», remarcó Valdez angustiado por los malos resultados del Gobierno, aunque se mostró optimista por la aprobación del acuerdo con el FMI.

«Por eso digo, lo que tiene que estar fuerte es el poder político y es un gran motivo para fortalecerlo. A mi me gusta más el camino del acuerdo que la del confrontamiento permanente», insistió el dirigente albertista. Sin embargo, los periodistas le dijeron que Cristina Kirchner no estuvo en el Senado en un momento difícil, pero no quiso contestar sobre el hecho.

«Nunca imaginamos que la oposición iba a acompañar este proyecto. A nadie le gusta tener que pagar, pero sabíamos que era un tema que teníamos que resolver. Ahora, si no empeora la situación internacional, depende de nosotros», concluyó Valdés. Mientras tanto, la inflación sigue aumentando, aunque Alberto Fernández reconoce que es un problema.