Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Congreso

POLÍTICA

La fractura del oficialismo tensiona al Congreso y podría frenar proyectos claves

El Parlamento comenzará a definir la agenda de trabajo en medio de un clima de tensión extrema dentro del Frente de Todos.

<


Tras una serie de días intensos enfocados en el debate sobre el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Congreso debe retomar la agenda de trabajo. Con iniciativas claves en materia judicial, el Parlamento define cuáles son los temas a tratar en las próximas semanas en medio de un clima convulso por la fractura expuesta del Frente de Todos.

Inmersos en este escenario de tensiones internas que también salpican a Juntos por el Cambio, los desafíos para los legisladores son variados. En primer lugar, los parlamentarios deberán atar los acuerdos para la conformación de las comisiones y el reparto de los cargos entre el FdT y JxC. Lo particular del caso, es que ambas coaliciones están prácticamente empatadas en cantidad de integrantes, por lo que se tornaría muy compleja la definición.

Hasta el momento, informó NA, en la Cámara de Diputados solo se constituyeron las comisiones de Presupuesto y de Finanzas, mientras que el Senado hizo lo propio con la de Presupuesto, Justicia y Asuntos Constitucionales. El resto deberá realizarse de ahora en adelante. Los nombramientos que se hicieron en las mencionadas comisiones resultaron favorables al kirchnerismo.

El ala dura que responde a la Vicepresidenta de la Nación logró imponer a Oscar Parrilli al frente de Justicia y a Guillermo Snopek en Asuntos Constitucionales. Por lo tanto, la titular del Senado tendrá el poder en dos áreas claves donde se debatirán proyectos vinculados a la Justicia, como la reforma del Consejo de la Magistratura. También se prevé abordar la designación de jueces y del Procurador General de la Nación.

Consejo de la Magistratura 

Respecto al organismo encargado de seleccionar y controlar el desempeño de los magistrados, el oficialismo quiere cumplir con el fallo de la Corte Suprema que declaró inconstitucional la actual ley (que redujo los miembros del Consejo de la Magistratura), e intimó al Congreso a sancionar una nueva norma antes del 15 de abril.

Según el máximo tribunal, la normativa vigente -impulsada hace 15 años por el Gobierno de Cristina Kirchner- no respeta el equilibrio entre los estamentos de la política, los jueces y los abogados que dan forma al organismo. De no cumplir con el tope de fecha, el cuerpo quedará inhabilitado para firmar resoluciones y a su vez, será obligado a retomar la integración que tenía antes cuando eran 20 miembros y no 13.

El proyecto del oficialismo, que podría reunir la mayoría en el Senado si el Frente de Todos tiene asistencia perfecta y además incorpora al quórum a dos aliados, apunta a elevar de 13 a 17 los integrantes del Consejo. Se incorporarían os abogados, un juez y un representantes del ámbito académico y científico. El interés del kirchnerismo es evitar que en esa integración se incluya a algún miembro de la Corte Suprema, una condición que está reclamando Juntos por el Cambio. Por lo tanto, se prevé que el oficialismo vaya unido pero la oposición plante resistencia.

Diputados, con foco en la economía 

El presidente de la Cámara baja, Sergio Massa, busca desde diciembre pasado darle tratamiento a una batería de proyectos económicos como el régimen de promoción para la industria automotriz, ley de electromovilidad, Compre Argentina, fomento de la agro bioindustria y programa de incentivos a la construcción (que incluye un blanqueo de capitales para el sector).

Otro de los puntos centrales es la intención de abordar la discusión de una nueva ley de hidrocarburos y quizás una ley de Alquileres que reemplace a la sancionada en 2019, que no logró los resultados esperados. En tanto, otro sector del oficialismo buscará enviar una nueva ley de Humedales, iniciativa que perdió estado parlamentario al concluir el año legislativo 2021 y que su no debate fue muy cuestionado a raíz de los incendios en Corrientes.

La guerra interna del oficialismo en Diputados

A pesar de estas pretensiones de los sectores más moderados del FdT, tanto Massa como el titular de la bancada del Frente de Todos, Germán Martínez, tienen doble desafío: lidiar con las pretensiones de la oposición y  con las presiones de los sectores duros del kirchnerismo. No obstante, entienden analistas, el principal punto es lograr una arquitectura institucional en el quepan todos los sectores y que nadie rompa. 

Es decir, que el Frente de Todos siga siendo un bloque unificado y no un interbloque, que como tal es más difícil de administrar. El problema es que el Gobierno y el albertismo quieren recuperar comisiones que están en manos de La Cámpora (el enemigo interno), y que para ellos son claves para la gobernabilidad. En conclusión, se prevén semanas de alta intensidad y complejidad en el Parlamento con el inicio de la discusión de proyectos destacados pero, principalmente, una disputa política dentro del oficialismo sin precedentes.