Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Alberto Fernández

POLÍTICA

La grieta del Frente de Todos parece no tener fin: el kirchnerismo prepara una carta contra Alberto Fernández

En un documento que estaría preparando el sector de Cristina Kirchner contra Alberto Fernández hablarían de una «política gubernamental que hay llegado a su punto más trágico».

<


Se esperaba que la grieta del Frente de Todos se calmara una vez aprobado el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) en el Congreso. Sin embargo, parece que no. Es que desde el sector kirchnerista del Gobierno Nacional se estaría preparando una carta contra la gestión del presidente Alberto Fernández. Allí se detalla que «la política gubernamental ha llegado a su punto más trágico«.

El periodista Marcelo Bonelli mostró una parte del documento que estaría preparando el sector ultrakirchnerista contra Alberto Fernández. De esa manera, los comandados por Cristina Kirchner detallan que «la política gubernamental ha llegado a su punto más trágico: la preparación de escenarios de anuncios donde no se realizan anuncios».

En ese sentido, el documento critica duramente la gestión del mandatario nacional y dice que el Gobierno «genera las expectativas y la defraudación de las expectativas». Además, pegan fuerte y hablan de la «moderación que se transforma en impotencia«. De esa manera, detalla «deciden bajarle la intensidad a la política y como efecto no deseado la suprimen«.

Bajo esa misma línea continúan «proponen ir despacio pero terminan siendo inmóviles. Pretenden hablar suave pero se vuelven inaudibles«. A su vez explican que «todo lo que se presenta moderado termina siendo débil y sin capacidad transformadora». Para finalizar manifiestan «los gobiernos no se evalúan por sus intenciones, sino por sus realizaciones».

De esta manera se da inicio a un nuevo capítulo que enfrenta a dos alas de un mismo oficialismo. Por un lado el kirchnerismo apañado por la vicepresidenta Cristina Kirchner, y por el otro el albertismo, que le pide al Presidente que ante estas actitudes lleve adelante cambios en el Gabinete. Sin embargo, Alberto Fernández estaría haciendo oídos sordos para no acentuar las divisiones.

Round 1: la renuncia de Máximo

El hijo de la vicepresidenta, Máximo Kirchner, era el jefe del bloque del Frente de Todos en la Cámara de Diputados. Sin embargo, cuando el Gobierno Nacional anunció el acuerdo con el FMI, el legislador escribió una carta en la que contó que había decidido dejar ese lugar. Allí, explicó que el Presidente necesitaba a alguien que pensara igual y lo acompañara pero ese no era su caso.

Round 2: la ausencia de Máximo y su voto negativo

A pesar que Alberto Fernández había dicho en su momento que creía que sus legisladores lo iban a acompañar en el Congreso, la actitud de Máximo Kirchner era algo esperado, sobre todo luego de su carta. Sin embargo, esto no evitó que existiera enojo dentro del Frente de Todos por la actitud que decidió tomar el diputado nacional.

Es que ni siquiera se tomó el trabajo de bajar al recinto mientras sus colegas debatían el entendimiento al que había llegado Martín Guzmán. Sobre todo, su actitud provocó enojo porque él se encontraba en el Congreso, incluso, estaba en el despacho con Cristina Kirchner cuando sucedió el ataque hacia el mismo por parte de los manifestantes.

Sin embargo, Máximo Kirchner decidió no participar de la discusión y limitarse a bajar al recinto para únicamente poner su voto negativo. Esto provocó también la reacción por parte de la oposición, desde donde lo calificaron como «cobarde» y «patético«.

Round 3: la intermitencia de Cristina en el Senado

La vicepresidenta Cristina Kirchner tomó la misma actitud que su hijo Máximo pero en el Senado. Esta vez, la titular de la Cámara alta dio inicio a la sesión, estuvo 20 minutos y luego se ausentó por 5 horas, para después regresar por otro rato más y por último retirarse del lugar. Incluso, la aprobación del acuerdo con el FMI se llevó adelante cuando ella ya no estaba en el recinto.