Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Ucrania

MUNDO

La nueva vida de los niños ucranianos: ¿cómo es adaptarse a una escuela y a un idioma totalmente diferentes?

Alrededor de 100.000 chicos ya estudian en colegios de España.

<

La invasión de Rusia a Ucrania provocó que cada día millones de personas tengan que huir del país en busca de un lugar seguro y la mayoría son mujeres con niños, ya que, los hombres deben quedarse para formar parte del ejercito. Uno de los países a los que van es España y se estima que más de 100 mil chicos ucranianos concurren a colegios españoles.

Esta mañana en diálgo con Eduardo Feimann, que conduce el ciclo Y Alguien tiene que decirlo, Antony Granollers, profesor de la Universidad de Lleida en Cataluña, afirmó que la llegada de niños ucraniaños a las escuelas «es una realidad que estamos teniendo» y a modo de ejemplo, precisó que «en Guizona, un pueblo que está en la provincia de Lleida, hay una importante comunidad ucraniana porque hay una cooperativa agropecuaria que emplea a mucha gente».

«Es el pueblo con más densidad de gente ucraniana», aseveró y contó que «ellos ya se han organizado y desde el lunes de la semana pasada los chicos que han llegado ya están escolarizados». Si bien destacó que «los niños tienen una capacidad de adaptación muy rápida», hizo hincapié en que «una de las cosas que se está intentando es que con lo vulnerable que son los chicos, les repercuta lo menor posible lo que están pasando».

En ese sentido, señaló que «la barrera idiomática es importante» y es por eso que «una de las primeras cosas que se hace es enseñarles idioma. En Cataluña se les enseña catalán y español», detalló. Por su parte, Carmen Domínguez, directora del colegio Lope de Vega de España, también habló con Feimann y relató que «sobre el 8 de marzo llegó la primera familia que venía acompañada de la abuela ucraniana que trabaja en Alcalá de Henares, próximo a nuestro colegio, en un servicio doméstico con la familia de unos antiguos alumnos de nuestro centro».

«Estos niños llegaron y al día siguiente estaban sentados en nuestro colegio», resaltó y explicó que se pudieron comunicar con los chicos gracias a la abuela que hace ya algunos que vive en España. Sobre la cantidad de niños ucranianos que tiene en la escuela, precisó que son siete en total y explicó que «al no estar inmersos en nuestro idioma tenemos que enseñarles el castellano». Para concluir, remarcó que son chicos que llegan al territorio español con una enorme tristeza y es por eso, que «lo más importante es conseguir la sonrisa de estos niños», concluyó.