Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Argentina

POLÍTICA

Moneda devaluada y algo más: la nueva similitud económica entre Argentina y Rusia

En medio de la guerra en Europa, un dato revela que nuestro país es cada vez más parecido al de Vladimir Putin.

<


Durante la semana se conoció que el rublo, moneda de Rusia, perdió valor monetario y que su diferencia con el dólar estadounidense era cercana a los 130. Una situación similar a la que se atraviesa en Argentina en relación a la divisa extranjera en su cotización oficial. Sin embargo, ahora hay un nuevo parecido entre los países que tienen como socios a sus presidentes.

Según la agencia de calificación Fitch, Rusia se encuentra cerca del default porque presentan un serio riesgo de no poder pagar la deuda soberana según informó Télam. A su vez, la mencionada empresa bajó la categoría de confiabilidad de «B» a «C» a raíz de los últimos sucesos ocurridos sobre el avance militar en Ucrania y las sanciones que recibió Putin de varios países.

Cuanto más baja sea esta nota, menos acreedores confiarán en el país y sus posibilidades de captar dinero disminuyen, más allá de las tasas de interés que se establezcan. El motivo de esta pérdida de categoría es porque en un decreto presidencial anunciaron que reembolsarán a ciertos países en rublos y no en moneda extranjera además de que el Banco Central ruso limitó las transferencias a los no residentes.

Por último, el Banco Central de Rusia suspendió hoy la venta de divisas para el mercado local por seis meses y la Unión Europea evalúa bloquear todo tipo de transferencias provenientes de allí, incluso si son para pagar deudas. Esto le cierra el círculo a Vladimir Putin y queda en riesgo de caer en default, algo que no sucede desde 1998.

Argentina y Rusia cada vez más parecidos

En la jornada de hoy, el dólar cerró a 132 rublos rusos y continúa en alza luego de más de once días de invasión. Mientras tanto, en Argentina ocurre un fenómeno similar pero sin una guerra o sanciones de otros países que lo condicionen. Con el default sucede una cuestión similar aunque el préstamo argentino es extremadamente más alto que el de Rusia.

Con US$ 44.000 millones por pagar al FMI y cuatro cuotas de US$ 4.000 para este año, Argentina vive un periodo de incertidumbre a la espera que se apruebe el acuerdo con el organismo en el Congreso. De no ocurrir, caerá en default el 22 de marzo por no tener reservas para pagar a sus acreedores, tal y como le sucede a Rusia en una escala menor pero con varias trabas financieras.