Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Rusia

MUNDO

Primeras señales de debilidad: Rusia admitió que la invasión «no va tan rápido como gustaría»

En Rusia admitieron que la invasión a territorio ucraniano no va tan rápido como lo habían estipulado.

<

Desde hace 20 días que Rusia inició su invasión a Ucrania. Pese a que el ejército ruso es muy superior al ucraniano, todavía no se vislumbra una victoria aplastante por parte de los de Vladimir Putin, al contrario. El pueblo agredido se mantiene firme en sus convicciones y ya aseguraron que no cederán la capital, Kiev. La falta de resultados y la resistencia ucraniana hicieron que desde el Kremlin reconozcan una lentitud inesperada.

Viktor Zolotov, jefe de la Guardia Nacional rusa, reconoció que no han avanzado según lo planeado. El retraso en la conquista de los objetivos, según él, es por culpa de las fuerzas ucranianas de ultraderecha. La dificultad para los militares rusos está en que la fuerza mencionada por Zolotov, se esconde detrás de los civiles y los utiliza de escudos.

«Me gustaría decir que sí, que no todo va tan rápido como nos gustaría”, comentó el funcionario del Kremlin, según Reuters. De todas formas se exhibió positivo de cara a los próximos días. Pese a reconocer las dificultades que le pusieron en Ucrania, aseveró: «Vamos hacia nuestro objetivo paso a paso y la victoria será para nosotros». Habrá que esperar qué medidas tomarán en Moscú para acelerar la invasión.

Desde que inició el «ejercicio militar» de Vladimir Putin el 24 de febrero, es la primera vez que reconocen algunas fallas. El mismo Presidente ruso había asegurado que todo estaba de acuerdo a lo planeado con anterioridad. Lo mismo pasó con Sergueí Shoigu, ministro de Defensa, quien había confirmado que «todo va según el plan». Mientras tanto los rusos no pueden hacerse con la capital de Ucrania.

Las única confirmación de las bajas por parte del Ejército ruso vino por parte de Volodimir Zelensky. El Presidente de Ucrania, en conferencia de prensa, confesó: «Infligimos pérdidas a los ocupantes que no vieron ni en sus peores sueños. El Ejército ruso no llegó a las fronteras previstas, pero llegó a casi 10.000 soldados rusos muertos. Son chicos de 18 a 20 años, muy jóvenes, casi niños«.