Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Cristina Pérez

ESPECTÁCULO

«Sinvergüenzas»: el fuertísimo editorial de Cristina Pérez en su ciclo radial

Un descargo en el cual expresó todo lo que piensa, en medio de un momento complicado para muchos argentinos.

<

Directa y contundente como siempre. De esta manera se mostró una de las periodistas más reconocidas de los medios de comunicación de nuestro país, como es el caso de Cristina Pérez. Fue en su programa de Radio Rivadavia, «Cristina sin Vueltas», donde dejó un duro editorial contra el gobierno nacional, mostrándose indignada con la situación de pobreza por la que atraviesan millones de argentinos.

«A alguien que no sabe si podrá tener la próxima comida del día no le cambia el drama que otro también esté mal. Lo ayudaría tener certeza de llevarle a sus hijos ese plato a la mesa. Esa es la lógica gastada que ya tampoco le alcanza al gobierno. Cuando el presidente vuelve a apelar al ardid de señalar la opulencia de alguien más, no sólo fracasa en su búsqueda de dividir, también admite dos cosas igual de escandalosas: que no tiene solución para quienes atraviesan un sufrimiento inadmisible en un país productor de alimentos y que su modelo es perverso», apuntó.

Delante de todos sus oyentes, Cristina Pérez fue por más. «Ese modelo ya ni consiste en repartir pan, ni circo, se trata de que todos sean pobres para que nadie note la diferencia. Se reparte pobreza. ‘Aún con esta inflación, no veo problemas de salario’, tuvo el desparpajo de decir el Ministro de Trabajo. Dio en el corazón de un drama que marca otra frontera en la crisis de empobrecimiento de la Argentina. No alcanza con trabajar para no ser pobre. El despeñadero de la clase media, es el despeñadero de los trabajadores en general. Han repartido también el declive», lanzó la comunicadora.

«Plan platita para hoy, hambre para mañana. Ahora las previsiones de inflación vuelan por el aire. En susurros de miedo se cuenta hasta más del 70% en algunos casos. Sinverguenzas. Entender que el largo plazo para millones de argentinos es lo que se aguanta en el estómago con la última ración de alimento, es un nivel inmoral de la urgencia. Hay héroes de los que poco se habla en Argentina, donde cada mañana, de cada día, en algún lugar anónimo, alguien tiene que intentar cocinar para cientos de personas que no pueden asegurar alimento para sí mismos ni para los suyos», destacó en su descargo.

«También son desterrados de su propia mesa, tienen que hacer fila en comedores. Ese desarraigo, el de la propia mesa, es desconocido como tal, pero es otra de las formas de la expulsión. Muchos de los que llegaron a la Avenida 9 de Julio con una carpa, a dormir con criaturas en medio del frío, ya no piden planes. Piden que al menos, llegue comida en tiempo y forma a los comedores, donde comer no es necesariamente símbolo de nutrición. En la mayoría de los comedores, esto es una batalla perdida porque las cajas de asistencia gubernamental están superpobladas de harinas, de fideos y polenta. Qué chico puede crecer sano así», sentenció Pérez.

Cristina Pérez