Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Alberto Fernández

POLÍTICA

Tarifas: la nueva batalla interna del Frente de Todos que vuelve a cruzar al albertismo y el kirchnerismo

Ambos sectores ya no esconden las críticas a los programas planteados por la otra vereda. El ala K anticipó que expresarán el rechazo.

<


La batalla interna del Frente de Todos (FdT) ya empieza a delinear la próxima arena de disputa: el aumento de tarifas. Si bien desde hace tiempo se conoce el rechazo del kirchnerismo al incremento que pretende aplicar el ministro de Economía, Martín Guzmán, está vez el núcleo K anticipó que saldrá a discutirlo públicamente. A pesar de la presión del entorno de Cristina Kirchner, el presidente Alberto Fernández reafirmó a su funcionario y hace oídos sordos a la Vice y sus seguidores. 

Las tensiones internas del bloque oficialista afloraron a un nivel sin precedentes desde que el Presidente anunció el principio de entendimiento con el Fondo Monetario Internacional (FMI) que, finalmente, se aprobó oficialmente el último viernes. Desde un primer momento, La Cámpora y los parlamentarios que responden a la exmandatario se encargaron de demostrar su rechazo al documento y lo ratificaron en el Congreso. 

El mencionado acuerdo plantea una serie de metas para la Argentina que, entiende el kirchnerismo, darían un golpe artero al bolsillo ciudadano si se avanza en el sentido que pide el Fondo. Entre otras cosas, el organismo exige una reducción paulatina y gradual del déficit fiscal hasta equilibrar las cuentas públicas en 2025. Esta meta sería posible a través de un ajuste que se focalizará en el recorte de los subsidios a la energía. En consecuencia, se dará un salto en las tarifas de la electricidad y del gas. 

Así será el aumento de tarifas

Guzmán ya definió el nuevo esquema de que divide a los usuarios en tres categorías: el 10% más rico no recibirá subsidio; un 25% mantendrá tarifa social; y el resto – sectores medios- percibirán un incremento en torno al 45%. Este esquema debería ser oficializado por el presidente Alberto Fernández en junio. Sin embargo, los hombres de confianza de CFK en Energía, Federico Basualdo y Federico Bernal, anticiparon que no fueron consultados sobre la división y cuestionaron el plan. 

Según anticiparon en LN+, desde el entorno de la Vicepresidenta indican que un aumento del 43% de las tarifas solo reduciría un 11% de los subsidios energéticos este año. La exmandataria lo lee como un gesto demasiado amable de Guzmán para el FMI que tendría un fuerte impacto local. Incluso, se planteó limitar la exportación de petróleo para que el crudo quede en el país a fin de recortar la importación del principal recurso para la producción de energía que pegó una considerable escalada a raíz de la guerra en Ucrania. 

Presión inflacionaria

Las subas de los combustibles y las naftas de YPF entre el 9,5% y el 11,5%, acelerada por el alza del crudo a raíz del conflicto bélico, le pondrá más presión a la inflación. La paradoja es que el aumento fue dispuesto por el presidente de YPF, Pablo González, un hombre del kirchnerismo puro. No obstante, admitió que el escenario podría tornarse más complejo por lo que un nuevo alza en el sector llevaría a que el resto de la cadena productiva remarque -una vez más- los precios hacia arriba. 

En medio de este escenario, la tensión dentro del Frente de Todos parece ingresar en nuevo capítulo con batallas a viva voz entre el albertismo y el kirchnerismo. Las próximas semanas serán clave para dirimir el futuro de la coalición en medio de los primeros impactos que generará el acuerdo con el organismo internacional.