Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Alberto Samid

POLÍTICA

Alberto Samid develó el saqueo de los recursos naturales del país: «Entregan todo por una cometa»

Según Samid, los extranjeros aprovechan la riqueza de la Argentina ante la falta de controles del Estado.





banner

Alberto Samid, empresario de la industria cárnica, manifestó que la carne no está cara en Argentina, sino que el problema son los bajos salarios. Por otro lado, dijo que el principal problema del país es que los extranjeros a través del mercado negro se roban los recursos naturales y energéticos como los pescados, cereales, gas y petróleo, sin ningún tipo de control.

«La carne no está cara el problema son los salarios que están baratos. El salario mínimo debería ser de 200 000 pesos y no es nada si lo comparas con el dólar. Los gringos que son menos ricos que nosotros (en términos de recursos naturales) ganan 5.000 dólares por mes y acá un tipo gana 200 dólares por mes», sentenció Samid en una entrevista para la radio AM 990.

«¿Sabés cuanto vale en Estados Unidos un 1 kilo de carne? 35.000 pesos al cambio nuestro», sentenció el especialista del mercado decepcionado por la diferencia salarial entre ambos países. Luego, dio una explicación rudimentaria sobre la causa principal que define la decadencia económica y social de la Argentina en los últimos años

«El litio, el petróleo, el gas, la minería, los pescados. A nosotros nos roban más de 100.000 millones de dólares por año y tenemos que ir a recuperar eso. La mayoría se lo lleva Paraguay que venden más cereales que nosotros. Mirá lo que pasa con los pescados. Los chinos no se van nunca de pescar y descargan en Montevideo y nosotros ponemos los pescados. Tenemos 10 veces de riqueza más y entregan todo por una cometa», insistió Samid.

«Hay que armar un Ministerio de la Riqueza y revisar todos los contratos. México, por ejemplo, nacionalizó el litio y nosotros tenemos que copiar exactamente lo que hicieron ellos. No puede ser que nosotros no cobremos nada de litio, minería o pescado. Terminemos con la agricultura y consideremos las otras riquezas», concluyó el empresario.