Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Daniel Tognetti

ESPECTÁCULO

Daniel Tognetti reconoció las internas en el Gobierno: «Hay muchos que se quieren ir»

Los números negativos en la economía más la derrota en las elecciones legislativas del 2021 crisparon al Frente de Todos.

<

Daniel Tognetti, periodista y exconductor de Duro de Domar, manifestó que hay muchos funcionarios que se quieren ir del Gobierno nacional por los malos resultados políticos, sociales y económicos. Por otro lado, Tognetti festejó el dictamen en el Senado sobre el proyecto para pagarle al FMI con «la guita de los evasores».

«Ayer hubo dictamen por el tema del proyecto para pagarle al Fondo con la guita de los evasores… atención, está entrando en velocidad crucero, en algún lado se puede trabar, pero habrá que poner la carita defendiendo a los evasores», arremetió el exconductor de Punto Doc en una editorial corta y bastante concisa para la radio AM 530.

«Habrá que poner la carita», dijo el comunicador disparando contra los liberales y los de Juntos por el Cambio, quienes piensan votar en contra del proyecto, porque lo consideran un «robo o confiscación» al sector privado. Si todo el bloque del Frente de Todos más dos senadores de otro partido votan a favor, entonces la ley pasaría a la Cámara de Diputados, donde la aprobación sería más complicada.

Los funcionarios se bajan del barco kirchnerista

«Desde el primer día… muchos se quieren ir. Hay uno que se quiere ir y no sabe a dónde volver porque el que se fue a Sevilla perdió su silla. Hay muchos funcionarios de este Gobierno que, ojala no suceda, si llegase a perder el Frente de Todos en 2023 van a pasar directamente a la actividad privada», sentenció el experiodista de CQC con una honestidad brutal.

«Varios funcionarios ya tienen armado el caminito… algunos con caminos académico, otros que quieren volcarse a la inversión en el tema de la energía verde», explicó uno de sus colegas, Adrián Murano. Los periodistas coincidían en que hay dirigentes que buscan irse al sector privado para vivir más tranquilos y sin la responsabilidad de gobernar.