Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Eduardo Valdés

POLÍTICA

Eduardo Valdés eligió a su candidato a presidente del Frente de Todos

Frente a las divisiones el oficialismo que generan dudas de cara a 2023, Eduardo Valdés eligió a su candidato.

<


En medio de las internas en el Frente de Todos, se trabaja para las elecciones presidenciales del 2023. Si bien todavía falta más de un año todavía, la idea es que cada espacio cuente con su propio candidato ya que el quiebre parece irreversible. Sin embargo, Eduardo Valdés es optimista con retomar la unidad y eligió a su candidato a presidente.

«Me gustaría que Cristina Kirchner lo sea. Tiene todo el derecho a ser candidata, sin ninguna duda, incluso si a Alberto le va bien. Pero ni Cristina, ni Scioli, ni Capitanich tienen chances si a Alberto no le va bien», remarcó el legislador. Por otro lado, advirtió en Radio Perfil que lo principal es que el espacio político sea genuino y puedan trabajar en conjunto.

En concreto, el dirigente aseguró que «es un buen momento para institucionalizar el Frente de Todos» además de que «no está mal que las coaliciones se sinceren y se trabaje sobre estas posiciones». A raíz de ello, propone una «evolución» dentro del partido que les permita crecer en el marco ideológico de cara a las siguientes elecciones.

El recuerdo de Eduardo Valdés en las últimas elecciones

Pensando en el 2023, año electoral, Eduardo Valdés recordó una manera en la que mejoró el espacio político que podría aplicarse ahora, en medio de las tensiones. «Perdimos en 2013, cuando se fue Sergio Massa y, en el 2015 se fue Hugo Moyano. En el 2017, éramos revolucionarios porque íbamos con Unidad Ciudadana y Randazzo con el Partido Justicialista: perdimos la elección general», inició.

«Nos dimos cuenta a quién queríamos representar: si a los que sufrían las políticas económicas, que estaba llevando adelante el gobierno de Macri, o éramos un grupo de progresistas que queríamos sólo ganarle a los que no tenían nuestras ideas», admitió el dirigente que se considera «militante de la unidad» para que ambos espacios puedan seguir trabajando en conjunto.