Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
ley de alquileres

ECONOMÍA

Ley de alquileres: ¿al inquilino le conviene renovar el contrato?

Cómo incidió la normativa en el precio de los arrendamientos y cuáles son las propuestas que suenan más fuerte para modificarla.

<

Hasta que el Congreso no apruebe una nueva ley de Alquileres, la normativa actual seguirá vigente en la Argentina y es ahí cuando surge la siguiente pregunta, si alguien es inquilino, ¿le conviene renovar el contrato?. En ese sentido, el economista y titular de la consultora Focus Market, Damián Di Pace precisó que «en los últimos doce meses, la evolución del alquiler fue del 52,8%«.

Esta mañana en diálogo con Eduardo Battaglia, que conduce el ciclo Vivo el Sábado en A24, el profesional hizo hincapié en «el salto que pegó el precio de los arrendamientos desde que se sancionó la ley de alquileres, que aun está vigente» y sentenció que «lo que quedó demostrado es que cómo la inflación siempre era mayor al pedido que se había tomado de los dos años del contrato, siempre los contratos quedaban retrasados».

«Es decir, que la inflación lo beneficiaba al inquilino», aseguró y a modo de ejemplo, señaló que «si el aumento semestral era del 10%, cuando se terminaba el período, la inflación era mucho más alta que los aumentos que el propietario había hecho, ya que, no era del 20% anual era del 30%». Ante ese panorama, insistió con que la respuesta a los incrementos, «se llama ley de Alquileres».

Ley de alquileres: ¿qué es lo que no hay que repetir?

Al ser consultado sobre qué es lo que «no hay que repetir» en la nueva normativa, el economista detalló «que no hay que ir de vuelta con la renovación del contrato a tres años sino con una fórmula anual y tiene que haber libertad entre las partes para disponer del precio, es decir, entre aquel que alquila y el que es dueño de esa propiedad».

Además, recalcó que «el precio del metro cuadrado de la construcción cayó, se derrumbó, entonces se pusieron más inmuebles en venta, por lo cual, tenés menos oferta en alquiler» al tiempo que subrayó que «no hay capacidad de compra, debido a que, las personas no pueden sacar un crédito». Sin dejar lugar a dudas, aseveró que «los propietarios no quieren poner la propiedad en alquiler».

Las iniciativas del oficialismo y la oposición

En ese contexto, se centró en los proyectos que distintos legisladores presentaron a fin de ver qué propone cada uno. Por su parte, la legisladora porteña del Frente de Todos, Gisela Marziotta pretende «un mes de depósito, pero a pagar en seis cuotas», o sea, «sumado al alquiler». Luego Alberto Asseff de Juntos por el Cambio indicó que se establezca, «un mes y un mes por año de contrato» y Emmanuel Alvarez Agis y Cristián Ritondo, también de la oposición, un mes.

Di Pace se focalizó en la iniciativa de la dirigente kirchnerista y remarcó que «vuelve a poner que los contratos sean de tres años, que es lo que no quiere el mercado». En cambio las dos propuestas de Juntos por el Cambio coinciden en que el plazo sea de dos años.

Al referirse al precio, hizo hincapié en que el texto de Marzziotta incluye «algo que es totalmente polémico: la creación de la Cámara de Alquileres». «Es polémico porque esa Cámara está constituída por tres personas del Gobierno, una perteneciente al sector inquilino, incopora al gremio del Suter, que representan a los encargados y solo uno del rubro inmobiliario».

Sin guardarse nada, puso el foco en que «esto lo presenta Marziotta que es la pareja de Víctor Santa María, titular del Suter» y por lo tanto, enfatizó que la legisladora «es parte del Gobierno y pareja de quien preside el Suter». Además, sumó que el ajuste estaría a cargo de esa misma Cámara y sería anual mientras que las iniciativas de Asseff y de Ritondo y Alvarez Agis «permiten libertad entre ambas partes para acordar cada cuánto se aumentará el precio».

No obstante, hay una diferencia entre los dos proyectos opositores y es que el de Asseff establece que el ajuste sea acordado entre el dueño y el inquilino, pero Ritondo y Alvarez Agis consideran que tiene que hacerse mediante el Ripte, es decir, el indice que tiene en cuenta el nivel del salario y la inflación. El profesional añadió una cuarta iniciativa, la de José Luis Gioja a fin de recalcar que busca incorporar el impuesto a la vivienda vacía.

Battaglia se sumó al análisis y soprendió con un dato. «Hablé con las inmobiliarias y me dicen que no estarían en desacuerdo con el impuesto a la vivienda ociosa, pero piden que les quiten presión impositiva a los que alquilan», afirmó y recalcó que el objetivo es «que se incentive el alquiler». Para concluir, Di Pace detalló que «en total se presentaron 15 proyectos y hay treinta días para el debate» y resaltó que «hay un punto que no se estaría por cumplir, que lo prometió en campaña la oposición y es que se derogue la ley de Alquileres».