Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Tragedia de Once

POLÍTICA

Otro condenado por la Tragedia de Once quedaría en libertad condicional

Cuál es el nombre propio que, al igual que otros condenados, se beneficiaría por el «estímulo educativo».

<


A inicios de este año, se cumplió el 10º aniversario de la Tragedia de Once, uno de los peores accidentes ferroviarios de la historia de Argentina. En este marco, otro condenado en la causa quedaría en libertad condicional. Se trata del empresario Sergio Claudio Cirigliano, con pena de siete años de prisión. Podría salir favorecido después de que un tribunal oral le redujera los plazos por el denominado “estímulo educativo”.

Cirigliano, quien actualmente cumple prisión domiciliaria en un barrio privado de Necochea, pidió en diciembre último, a través de sus abogados Nicolás Ramírez e Ignacio Olivar, que se adelantaran los plazos para obtener la libertad condicional, según consignó NA. Para ello, argumentó que estando en prisión realizó 55 cursos a través del portal Educ.Ar, en la Universidad Tecnológica Nacional y en la Universidad Fasta, por un total de 7.241 horas.

Los cursos que le darían la libertad a Cirigliano

Entre los múltiples cursos realizados figuran los siguientes: “Experto universitario en estudios de anticorrupción y transparencia”, “Introducción a la antropología cristiana”, “Introducción general a las Sagradas Escrituras”, “Curso de liderazgo trascendente: ampliar la perspectiva del éxito”, “Curso universitario guion: escritura de guion para materiales audiovisuales” y “Diplomatura en coaching deportivo”.

Sobre este último, Cirigliano explicó su importancia en que estando detenido completó el curso de “Periodismo Deportivo”, lo cual, “indudablemente lo pone en una condición de ‘especialistas vinculados al Deporte y actividades afines’”. El fallo fue firmado por el juez Jorge Gorini, y allí se destaca que “pese a encontrarse debidamente notificada la querella, no ha emitido consideración alguna respecto a la solicitud de estímulo educativo incoado por la asistencia técnica del condenado”.

Condena y arresto domiciliario

Cirigliano fue condenado por “administración fraudulenta en perjuicio de la administración pública, en concurso real con el delito de estrago culposo agravado por haber causado la muerte de 52 personas y lesiones en 789, en calidad de autor”. El empresario está detenido desde el 5 de octubre de 2018 y la pena vencerá el 15 de septiembre de 2025. Desde el 20 de abril de 2021, se encuentra bajo arresto domiciliario en el Barrio Cerrado Médanos, de Necochea.

Otros condenados que ya recibieron la libertad

El caso más emblemático de las libertades condicionales que se otorgaron a los condenados por la Tragedia de Once, se destaca el de Juan Pablo Schavi. El exsecretario de Transporte recibió el beneficio tras cumplir dos tercios de su condena y también gracias al “estímulo educativo”. Aún más polémico es lo que pasó con Julio de Vido, exministro de Planificación Federal, quien fue absuelto por el siniestro y condenado por administración fraudulenta. También cayó el otro exsecretario de Transporte, Ricardo Jaime.

Otros que salieron impunes son Carlos Michele, exvicepresidente de Trenes Buenos Aires (TBA); Jorge Alberto de los Reyes, exvicepresidente de TBA; y Jorge Álvarez y Carlos Pont Vergés, exdirectivos de TBA. También se suma el exgerente de Operaciones de esa firma, Sergio Tempone. Y podría correr con la misma suerte Marcelo Calderón, exdirector de Cometrans. Por su parte, en 2020, había quedado en libertad condicional Marcos Córdoba, el maquinista del tren.

La tragedia

A las 8.32 del miércoles 22 de febrero de 2012, el tren Nº 3772 de la línea Sarmiento, identificado con la chapa 16, no se detuvo al llegar a la terminal de Once e impactó contra el parachoques del andén en la plataforma Nº 2. La formación llevaba unos 1.500 pasajeros y cientos de personas, especialmente los que viajaban en los primeros dos vagones, quedaron aprisionados entre los fierros retorcidos. El saldo trágico fue de 51 muertos y 788 heridos.

El tren, que llevaba ocho vagones y circulaba a unos 20 kilómetros por hora –una velocidad cinco veces superior de lo normal al entrar a una estación–, no había podido frenar. Los rescatistas, en su mayoría bomberos, policías, personal del SAME y Defensa Civil, trabajaron durante más de 24 horas para sacar a las víctimas de entre los fierros.

La cifra inicial de muertos por la tragedia ferroviaria fue de 50, pero el cuerpo del joven Lucas Menghini –hijo de María Luján Rey, actual diputada nacional por Juntos por el Cambio– fue hallado dos días después. Algunos sostienen incluso que los fallecidos fueron 52 porque una de las víctimas fatales estaba embarazada.