Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
La Plata

SOCIEDAD

Se celebró un matrimonio igualitario en una cárcel de La Plata

El casamiento en La Plata se celebró entre dos mujeres de 26 años. Estuvo presente el ministro de Justicia bonaerense, Julio Alak.

<

Mabel del Luján, una mujer presa en la Unidad Penal 8 de Los Hornos, dependiente del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) contrajo matrimonio con su novia, una joven de su misma edad. El matrimonio igualitario se celebró en La Plata con el acompañamiento de sus compañeras presas, familiares y del ministro de Justicia y Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires, Julio Alak. Una jueza de paz oficializó la unión.

El casamiento por civil se realizó, según NA, en el Salón de Usos Múltiples de la escuela de la cárcel. Mabel y Gisella, su ahora esposa, celebraron el matrimonio con decoraciones en el recinto. Una compañera de cárcel de Mabel y una prima de Gisella se presentaron como testigos ante la jueza Andrea Pilar Giménez. El SPB detalló que, apenas realizada la unión, el lugar estalló en aplausos “y allí surgieron las lágrimas de emoción de Mabel y Gisella».

Las palabras de las autoridades

«Fue muy emocionante por la historia de las chicas, después de doce años de estar unidas dieron por fin un sello a este cariño que se tienen. Ellas estaban muy emocionadas y fue muy bueno que la pueda acompañar tanta gente, la gente de la Unidad, el ministro Alak, sus familiares y la gente de Acceso a la Justicia. Fue muy importante para todos nosotros porque marca que es muy positivo el trabajo que llevamos adelante en todas las cárceles de la Provincia», comentó la jueza. 

Gabriela Carpinetti, directora nacional de Acceso a la Justicia de la Nación, habló para los presentes sobre la importancia del matrimonio igualitario.  «Acá rige la Constitución, y cómo no va a regir el derecho de soñar, el ánimo de amar, porque el amor también es un derecho y casarse es un derecho. En las distintas formas de amar que desarrollamos los seres humanos y las personas indistintamente del sexo, del género, de las opciones afectivas que hagamos, más que nunca hay que hacer valer ese derecho en las cárceles. Acá también se puede construir otra humanidad», sostuvo.

En tanto, el ministro Alak también hizo uso de la palabra para destacar el trabajo en las cárceles en materia de derechos humanos. «Es muy importante la presencia de la directora nacional Gabriela Carpinetti y de todos nosotros acá. Eso marca la jerarquía que queremos darle a las Unidades Penitenciarias, no solamente como un espacio asegurativo, sino como un espacio donde rijan los derechos sociales, los derechos humanos. Que los internos e internas se pueden documentar como corresponde, contraer matrimonio si lo desean, además de educarse, de formarse, de trabajar., sostuvo.

La ceremonia de La Plata como un hito en DD.HH

También destacó la importancia de garantizar estos espacios, para que las personas presas puedan insertarse en la sociedad. “El fin es que, cuando cumplan la condena, salgan en libertad y no vuelvan a reincidir, ese es nuestro desafío», sostuvo. Las autoridades bonaerenses dieron bastante apoyo para que la ceremonia en La Plata se realice de manera inclusiva y feliz. 

Además del ministro y de otros funcionarios a cargo del servicio penitenciario, estuvieron personas encargadas del área de género. Allí estuvieron presentes la subdirectora General de Políticas de Género, María González Nuevo y la coordinadora de la población trans, Ángeles Maribel Helguera; entre otros invitados.