Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Vilma Ibarra

POLÍTICA

«Unidad o neoliberalismo»: la advertencia del Gobierno al kirchnerismo

La secretaria de Legal y Técnica opinó sobre la interna que hay dentro del Gobierno y apuntó contra el kirchnerismo.

<


En el Gobierno nacional la interna es un problema fundamental a solucionar. La relación de la Casa Rosada con el kirchnerismo ha ido en declive. Desde las elecciones de medio término hasta el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), la debacle en la coalición ha sido cada vez más notoria. Por eso una de las funcionarias más cercanas a Alberto Fernández trató de bajar las tensiones.

Se trata de Vilma Ibarra, la secretaria de Legal y Técnica del Gobierno. Es una de las funcionarias más cercanas a Alberto Fernández. Su compromiso con el Presidente hizo que se encolumne detrás de él y lo defendió: «Nos falta tener que poder terminar con algunos ruidos políticos, porque la responsabilidad de gobernar es muy importante, y la gente necesita que nos dediquemos de lleno a aquello para lo cual pedimos el voto”, sostuvo según TN y diario Perfil.

“Esto es un compromiso que se tomó frente a la sociedad. Hemos pasado años muy difíciles y la gente tiene muchas preocupaciones, muchas dificultades y no me parece que esté esperando de la dirigencia política que se esté peleando, sobre todo cuando dijo que iba a estar junta, trabajando por la sociedad”, añadió una de las secretarias más allegada al mandatario.

Vilma Ibarra siguió con su intención de proteger al Presidente. Aunque cuidó de Fernández, tampoco quiso ser dura con el kirchnerismo y La Cámpora: «Más allá de cualquier desencuentro y de miradas distintas, que efectivamente las hay sobre algunos temas, hay una obligación de saldar estas cosas. Si se lastima la unidad se amplían inmediatamente las posibilidades de que vuelvan las peores derechas neoliberales”, expresó.

Por último reconoció la cercanía con el jefe de Estado. Su función hace que la relación laboral sea estrecha. Conoce casi con exactitud lo que le sucede al Presidente. Ante esa estrechez, Ibarra reconoció: “Efectivamente, tiene mucha confianza en mí porque soy la persona que controlo la legalidad de lo que él firma, y de los actos administrativos de gobierno. Hoy es muy difícil estar en sus zapatos”, sentenció.