Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Vilma Ibarra

POLÍTICA

Vilma Ibarra reconoce que el Frente de Todos llega «debilitado» a 2023

La funcionaria cercana a Alberto Fernández admitió que tienen problemas para gestionar.

<


Los días avanzan y en el Frente de Todos continúa la división entre peronismo y kirchnerismo. Si bien se espera que se retome el diálogo entre las partes, eso aún no sucedió y se teme que el partido se quiebre por completo antes de 2023, año electoral. Mientras tanto, la secretaria Legal y Técnica de la Nación, Vilma Ibarra, reconoce que internamente no funcionan como querrían.

«No podemos debilitarnos más«, admitió la funcionaria en C5N al referirse al presente que se vive en Casa Rosada. En este mismo marco pidió retomar la unidad porque «no tenemos posibilidad sin fuerza política de llevar adelante medidas» con una división interna. De esta manera, dirigentes cercanos a Alberto Fernández admiten la ruptura del espacio.

Cabe recordar que el presidente negó que eso esté ocurriendo aunque ahora Vilma Ibarra revela algo totalmente opuesto. A su vez, la secretaria reconoció que «le prometimos a la ciudadanía que venimos a dar batallas y así debilitados no podemos» en referencia al año entrante y lo que resta del corriente. Por otro lado, también cargó contra sus propios colegas.

Vilma Ibarra en contra de las renuncias y a favor del presidente

Por otro lado, la funcionaria pidió «bajar la tensión interna» porque «no suman las críticas públicas o pedidos de renuncia«. Este fenómeno se vio en repetidas oportunidades a lo largo de la última semana y el sector más cercano al presidente fue el que exigió la salida del kirchnerismo del Gobierno. Para dejar en clara su posición, Ibarra lo respaldó.

«No tengo dudas de que el Frente de Todos en un debate continuo interno tiene menos chances de llevar políticas exitosas. Nada puede poner en crisis la unidad y la autoridad presidencial. Hay un gobierno de coalición y tenemos que dar debates constructivos», concluyó la dirigente sobre el presente que le toca atravesar a su partido.