Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Alfredo Leuco

ESPECTÁCULO

Alfredo Leuco redefinió el discurso de Máximo Kirchner: «Cometió el sincericidio»

El comunicador se refirió a la reciente aparición pública de uno de los referentes del Frente de Todos.

<

Alfredo Leuco, como ya lo hizo en otras ocasiones, le dedicó unas palabras contundentes a Máximo Kirchner. El conductor de Radio Mitre utilizó una parte de su espacio al aire para redefinir un discurso reciente del hijo de la vicepresidenta en Lanús y lo catalogó como «un sincericidio» por las palabras que pronunció en medio de interna en el oficialismo.

En ese contexto, el comunicador planteó: «Máximo no anduvo con vueltas. En un acto en Lanús, cometió el sincericidio. Confesó lo que realmente le exigen a Alberto Fernández. Los Kirchner, la reina Cristina y el príncipe heredero Máximo, le ordenan obediencia al presidente de la Nación. El comandante de La Cámpora, la guardia de hierro de Cristina, dijo con cara de piedra que ‘Para conducir, hay que saber obedecer'».

«Si hay una palabra y un concepto ajeno a la democracia es ‘obedecer’. Es cierto que el peronismo está acostumbrado al verticalismo o a la disciplina partidaria con el objetivo de aferrarse para siempre al poder. Pero obedecer es un concepto más castrense. Obediencia debida, se acuerda? O es lo que suelen reclamar los maestros a los alumnos. Es un vínculo jerárquico entre quien ordena y quien debe obedecer», opinó el periodista.

Y remarcó algo más en referencia al tópico: «La verdadera democracia debe estar hecha de diálogo, de consensos y disensos. Es más horizontal como actividad. Obedientes son los perros o las mascotas en general. Un presidente de la Nación, constitucionalmente solo debe obedecer a la ley».

Por otro lado, Leuco recordó: «El dato es que Alberto violó todos los límites a la hora de enviarle fondos extras a Axel Kicillof, y el gobernador, empujado por Cristina, ni siquiera le dice gracias. Todo lo contrario con su pésima gestión, malgasta el dinero y dice que lo que le manda la Nación, es insuficiente».