Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Argentina Boleta única

SOCIEDAD

Boleta única: ¿mejor o peor que el sistema electoral de Argentina?

El 11 de mayo, la Cámara Baja aprobó discutir el cambio del sistema electoral en Argentina en un plenario de sesiones.

<

El debate por la Boleta única en Argentina se realizará en los próximos días en un plenario de sesiones, que involucrará a los miembros de la Cámara de Diputados. Con la oposición a favor y el oficialismo en contra, la polémica por los cambios en el sistema electoral trae consigo una serie de incertidumbres. Una de ellas es la posibilidad de que funcione, es decir, sea aplicable y, sobre todo, más confiable que el sistema actual. También, si es mejor o peor que el sistema electoral actual.

Javier Smaldone, especialista en informática, habló en LN+ sobre el tema y cómo ha funcionado en países que ya tienen boleta única, como Alemania, Suiza y Holanda. “Ha funcionado bien. Recordemos países como Estados Unidos que, en los últimos 22 años, han tenido dos elecciones cuestionadas. ¿Eso quiere decir que funciona perfecto? No. Ningún sistema electoral del planeta funciona perfecto. El único presidente que yo escuche decir eso es Maduro en Venezuela”, explicó. 

Los cambios que se introducirían

A continuación, describió los cambios que se darían en el sistema de voto si se llegase a implementar la Boleta única. “Lo primero que desaparece es el sobre. Cuando vas y te identificás, no te dan un sobre, sino que te dan una boleta donde están todos los candidatos. Puede ser una o pueden ser varias, en donde estén todas las categorías y todos los cargos, o en donde estén separadas las categorías”.“Lo único que tenés que hacer es marcar con una cruz. La doblás y la pones en la urna. Es más simple, más fácil y evita el robo de boletas”, detalló Smaldone.

Argumentos del kirchnerismo, ¿válidos o no?

Con respecto al argumento del Frente de Todos, al decir que los principales candidatos opacarían a aquellos de los partidos menores, el especialista dijo que es “un problema real” del sistema D´Hont. Al respecto, defendió las palabras de Cristina Kirchner sobre el sistema actual, al explicar que “no es malo”, pero, sin embargo, se puede mejorar. 

Cambiar el sistema implicaría reeducar a la gente, ya que se crecen las posibilidades de invalidar el voto y se tardaría mucho más en el cuarto oscuro. Pero, como ya precisó antes, hay cuestiones que escapan a las declaraciones del kirchnerismo y que de verdad podrían beneficiar a los votantes, no solo para hacer valer su voto, sino también su tiempo al evitar el tiempo muerto para controlar las boletas.

Beneficios para Argentina

Por último, Smaldone señaló que “funciona mejor que nuestro sistema porque no está el robo de boletas y se termina con el problema de financiamiento de la impresión de las boletas y los negocios turbios que se hacen atrás”. El gasto público tampoco escapa a la discusión. El desembolso que se realiza para la impresión es uno de las razones por las que también se impulsa el cambio en el sistema electoral de Argentina.

De este modo, el beneficio también sería económico, para reducir las posibilidades de incrementar el déficit fiscal. En las PASO de 2021, el Estado destinó $1700 millones para financiar las boletas de 383 listas en todo el país. La mayoría de ellas no superaron el piso de votos que les permitía acceder a las elecciones legislativas (1,5%).