Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Cancillería Argentina

SOCIEDAD

Cancillería Argentina condenó el crimen de la periodista palestina en Cisjordania

Shireen Abu Akleh recibió un disparo fatal por parte de las fuerzas israelíes. La Cancillería Argentina y el mundo lo repudiaron.

La Cancillería Argentina condenó este sábado el crimen de la periodista palestino-estadounidense Shireen Abu Akleh y solicitó que se inicie «una investigación independiente«. La mujer de 51 años murió tras recibir un disparo en la cabeza cuando informaba, para Al Jazeera, una incursión israelí en los territorios ocupados de Cisjordania.

“La República Argentina condena el crimen de la periodista palestino-estadounidense Shireen Abu Akleh, ocurrido en Yenin en ejercicio de su rol periodístico, y la posterior actuación policial en su funeral. Es necesaria una investigación independiente que esclarezca lo ocurrido”, posteó el organismo estatal en su cuenta oficial de Twitter.

Acorde precisó Télam, la declaración de Cancillería Argentina se sumó a varios pronunciamientos internacionales, entre ellos una declaración del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. El viernes, este «condenó enérgicamente» la muerte de la periodista y exigió «una investigación inmediata, exhaustiva, transparente e imparcial» del episodio, para además reclamar que se garantice «la rendición de cuentas» del autor o autores del crimen.

Represión de la policía israelí

Las autoridades internacionales también repudiaron la represión en el funeral de Abu Akleh, cuando la policía irrumpió el cortejo por la exhibición pública de banderas palestinas en Israel. Las imágenes de televisión mostraron que el ataúd de la reportera casi se cae al suelo cuando la policía tomó banderas palestinas de la multitud alrededor de la procesión frente al hospital de San José en el este de Jerusalén, anexado por Israel.

La Unión Europea reclamó «una investigación rápida e independiente para llevar a los responsables ante la Justicia», según transmitió el representante de la UE ante la Autoridad Palestina, Sven Kühn von Burgsdorff. Más tarde cuestionó «el uso desproporcionado de la fuerza y el comportamiento de la policía israelí hacia los participantes en el cortejo fúnebre», al difundir otro comunicado sobre las imágenes televisivas de la represión del funeral.

Por su parte, el propio secretario general de la ONU, el portugués António Guterres, manifestó estar «profundamente perturbado». El secretario de Estado de EEUU, Anthony Blinken, señaló desde sus redes que «las imágenes de la intervención policial israelí en el cortejo fúnebre nos perturbaron profundamente» y que «cada familia merece despedir a sus seres queridos de manera digna y sin trabas».

¿Quién era la periodista?

Shireen Abu Akleh, de 51 años, nacida en una familia palestina de religión cristiana que vivía en Jerusalén, recibió un disparo en la cabeza mientras cubría una operación del Ejército israelí en Cisjordania para la cadena qatarí Al Jazeera, donde trabajaba desde la fundación de la emisora; el miércoles pasado, en el momento de su muerte, la reportera llevaba un casco y un chaleco antibalas con el rótulo en inglés «Press».