Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
María Eugenia Vidal

POLÍTICA

El lado B de María Eugenia Vidal: cómo se recuperó de la obesidad y la adicción a la comida

«Los problemas de salud mental son negados o tapados», señaló Vidal en una charla atípica en la televisión.

<


María Eugenia Vidal, exgobernadora de Buenos Aires, manifestó que durante mucho tiempo tuvo dificultades con la falta de control en las comidas y que padeció de la obesidad que le provocó problemas emocionales y sociales especialmente en la adolescencia. En ese marco, reconoció que es una enfermedad que no se cura y que siempre hay que administrar y enfrentar.

«Lo que dicen los especialistas es lo no dicho. La adicción viene a atrapar algo que no podemos decir o que no podemos procesar. Mas allá de eso, la siento como un peligro. Muchos creemos que no nos va a suceder a nosotros a nuestros hijos o familiares y eso es algo que puede estar muy cerca tuyo», explicó Vidal en una entrevista para Crónica TV.

«La comida conmigo fue siempre un tema. Yo sufrí obesidad desde adolescente y es un tema por la falta de control. La ansiedad, la angustia y todo te genera una conexión con la comida desde lo emocional que no está bien. Hay estereotipos sobre las personas que tienen obesidad y eso te genera mucho presión. Yo hace poco puse fotos en Instagram de las diferentes etapas de mi vida en algunas estaba muy flaca y en otras que estaba muy gorda», admitió la actual diputada de Juntos por el Cambio.

«Quería demostrar que detrás de cada una de esas imágenes estaba yo y seguía siendo yo. Peleo contra eso, porque es para toda la vida… no es una enfermedad que se cura y es algo que tenés que administrar y enfrentar», expresó la exministra de Desarrollo Social de la Ciudad de Buenos Aires en una charla sobre temas personales.

«Vi pocas cosas que te pongan tan vulnerables como la adicción o cualquier patología de salud mental y que la sociedad trate de tapar tanto. Los problemas de salud mental son negados o tapados. La adolescencia es lo más duro. Yo no podía ser parte de lo que el resto de las chicas era parte. No había ropa para mí, no había un chico que se fijara en mi, no era la mejor compañera para salir a la noche. Había muchas restricciones que mi cuerpo me imponía», indicó la dirigente política.

«Lo primero que se ve es lo estético. Hace varios años que hago dieta controles médicos, tengo nutricionistas y médico clínico, porque hay un costado de salud complicado como el colesterol, la diabetes y enfermedades que empiezan a aparecer asociadas a esto. Pero sí hubo etapas en mi vida donde no tuve control sobre la comida», concluyó Vidal.