Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Argentina

SOCIEDAD

El Senasa emitió un comunicado sobre el caso del perro varado en Ezeiza

Coco, de un año y medio, se encuentra bajo custodia del organismo nacional por una vacuna vencida. Su historia ya se viralizó en las redes.

<

El hashtag “#LiberenACoco” se volvió este jueves tendencia en las redes sociales debido a la indignación que generó su historia. Se trata de un perro de un año y medio que llegó a Argentina hace más de 36 horas desde Hungría junto a su dueño, el jugador de handball Franco Gavidia. Por una vacuna vencida, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) no lo deja salir del Aeropuerto de Ezeiza, donde lo tiene bajo custodia y evalúa deportarlo o sacrificarlo.

Ante la repercusión generada, el organismo –dependiente del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca–, emitió un comunicado sobre el caso. En primer lugar, el Senasa informó que Coco se sometió a uno de los “controles habituales” del Servicio en la terminal aérea. Previo a llegar a suelo argentino, “en su tránsito hizo escala en Colombia”.

El comunicado oficial

“Llegó al país sin su certificación sanitaria y sin la protección antirrábica correspondiente. Coco que tiene vencida la vacunación correspondiente y por eso no puede ingresar a la Argentina” explicó el Senasa, a cargo de Diana Guillén. En este sentido, el organismo remarcó: “Frente a este incumplimiento se informó al pasajero que viajaba con el animal del procedimiento y la necesidad de que vuelva al país de origen para completar la documentación faltante”.

El escrito oficial además contó que “mientras se trabajó en la tramitación de su retorno con la línea aérea, -que se realizaría en el día de hoy-, desde el Senasa se avanzó en poner al perro en custodia dentro del aeropuerto, hasta que se resuelva su regreso a origen, salvaguardando su bienestar, brindándole los cuidados y el alimento necesario”.

“Es deber y responsabilidad del organismo, por Ley 27.233, bregar por el estatus sanitario del país, así como la prevención, el control y la erradicación de las enfermedades que afecten tanto a la sanidad de los animales y los vegetales, la producción agropecuaria, y a la salud pública en general”, justificó el Senasa, en respuesta a las múltiples críticas recibidas.

En tanto, el organismo nacional echó responsabilidades a su dueño y a la compañía aérea, “que lo trajo desde España a la Argentina, con escala en Colombia”. Cabe mencionar que, en declaraciones a El Trece, Gavidia reconoció que “hizo algo mal”, pero explicó que su salida de Hungría se dio a causa de los efectos de la guerra Rusia-Ucrania y recalcó que quiere “hacerse cargo de todo, sin hacer nada ilegal”.

El Senasa pidió por el CVI de los animales domésticos

Por último, el Senasa precisó que “el microchip (identificación individual de la mascota) de este animal con todos sus datos sanitarios, corresponde a Hungría”. En este sentido, trajo a colación el Certificado Veterinario Internacional (CVI). “Todos los caninos y felinos domésticos que ingresen a la Argentina desde cualquier país del mundo deben presentar su CVI emitido por la autoridad veterinaria del país de origen que contenga los requisitos sanitarios de Argentina”, subrayó el organismo.