Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Ernesto Tenembaum

ESPECTÁCULO

Ernesto Tenembaum: «Hay gente en Argentina que gasta 12 000 pesos para ver un show de 2 horas»

Según Tenembaum, en el país hay mucha riqueza, porque hay personas que pagan entradas caras para ver recitales de música.

<

Ernesto Tenembaum, periodista y conductor de radio, manifestó que en la Argentina no hay solo pobreza, también hay riqueza. En ese marco, utilizó el ejemplo de los recitales de música que, a pesar de ofrecer entradas con precios exorbitantes, llenan la capacidad total de la mayoría de los artistas de pop urbano y del rock nacional e internacional.

«Hay una cosa que se está viviendo a dos velocidades en Argentina. Cuando ves lo del recital de Coldplay, viniendo al estadio de River… $8.000 es la entrada más barata…, incluso llega a 40.000 la más cara. La banda ya agotó seis estadios y llegan al séptimo show. Hay alrededor de 500.000 personas que están pagando $10.000 o $12.000 por un show de 2 horas», sentenció Tenembaum en una editorial para la radio Con Vos.

«En la Argentina no hay solo pobreza, también hay riqueza. Ahí hay gente que tiene un excedente fuerte, porque van dos personas a gastar 20.000 pesos. No es el único, vos vas al recital de Tini Stoessel y tenés otra vez un recital muy caro con 50.000 personas mirándolo. La vez pasada vino Kiss y otra vez decenas de personas viéndolo», insistió el exeditor de Página 12.

«En cualquier caso hay que registrar que la Argentina no es solamente la pobreza que hay y que es mucha, sino también la riqueza que hay y que también es mucha en algunos sectores», afirmó el exconductor de Palabras más, palabras menos. El comunicador trató de explicar que en el país conviven dos realidades económicas muy diferentes: gente con mucho dinero y otras personas con pocos ingresos.

«Argentina sigue buscando la independencia que tiene que ver con la posibilidad de tener algún tipo de independencia económica, que tiene que ver con tener dólares y tiene que ver con tener energía propia. Si tuviéramos energía propia estaríamos mucho mejor, porque no dependeríamos de otros y tendríamos una herramienta fuerte para controlar la inflación», concluyó Tenembaum.