Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Inflación

ECONOMÍA

Golpe al bolsillo: estiman que la inflación en carne e indumentaria no frenará en 2022

Ambos sectores son clave para el consumo argentino. La indumentaria fue la que más inflación sufrió en abril.

La inflación de 6% en abril, que marcó un índice de 58% interanual, es el resultado de los incrementos que se percibieron en todos los rubros. Sin embargo, la carne e indumentaria son los dos ítems más sensibles hasta el momento, al estimarse que no se frenará la escalada de precios en 2022. Los economistas proyectan una inflación anual de 60 y 70%.

Pese a que el Gobierno intervino en ambos mercados con los programas Cortes Cuidados y Acción Moda, las acciones intervencionistas no alcanzan para controlar los precios. Durante los últimos 12 meses, los precios de los cortes vacunos pasaron de los $975,41 a $1.057,74 por kilo en promedio. Según el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna (IPCVA) crecieron un 8,4% en el último mes, 2,4 puntos porcentuales por encima de la inflación general, y 2,5 puntos porcentuales más que el avance de los alimentos (5,9%).

El caso de los textiles es similar, ya que también muestra un crecimiento muy superior a la inflación general, y su panorama hacia adelante no es el más optimista. De acuerdo con el último relevamiento del Indec, este rubro tuvo en abril pasado una inflación interanual del 73,4% -casi 18 puntos porcentuales por encima de la general-, una tendencia que en el propio sector admiten que será complicado revertir. En lo que va del año ya acumula 29%.

Relevamiento de la inflación para la carne

NA realizó un relevamiento de ambos rubros y consultó con especialistas para conocer más sobre esta cuestión. Miguel Schiariti, presidente de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (Ciccra), planteó las principales causas de los aumentos de los cortes. Una de ellas es la menor producción de carne, algo que Julián Domínguez, ministro de Agricultura, también intentó subsanar con menor exportación.

“Lamentablemente tenemos que decir que, en principio en el corto plazo, la situación en cuanto a los precios no variará. La seca que sufrimos en 2021 afectó la cría de este año, y esto afecta el nivel de producción de carne ya que nos deja con menos terneros. Esto, desde ya, tiene un efecto directo sobre los precios y lo seguirá teniendo”, explicó el titular de la Ciccra.

En cuanto al porcentaje de incrementos que se podría ver durante los próximos meses, apunta que, aunque es difícil dar precisiones en este sentido, “no debería sorprender que sean similares a los actuales o, al menos, algunos puntos por encima de la inflación general”. La carne picada común creció 193,5%; el cuadril, 212,7%; la paleta, 221,5%; el asado, 222,9%; y la nalga, 225,5%.

La indumentaria

En el caso de la indumentaria, desde la Fundación Proteger argumentan que las subas que muestran los precios internacionales, con récords en dólares tanto en commodities como en energía, materias primas e insumos textiles, llevaron a que los incrementos de precios se agudizaran. Para esto se debe tener en cuenta la inestabilidad del tipo de cambio y las limitaciones en la salida de divisas.

“El tipo de cambio se incrementó un 20% en el último año, encareciendo aún más la ropa importada y el año pasado, las cantidades importadas totales de productos textiles alcanzaron el máximo de los últimos siete años”, señalaron desde la fundación. Por ese motivo, proyectar una baja para este rubro es muy complicado.

Coletazos por el conflicto bélico

A esto hay que sumarle los efectos que genera y seguirá generando la invasión de Rusia a Ucrania, que está elevando la inflación en todo el mundo. Esto se hace notar también sobre los precios en la Argentina, sobre todo a raíz de los incrementos de los insumos que utilizan las empresas textiles, que vienen mostrando alzas de más de 40% en comparación con los valores previos a la pandemia. Alberto Fernández se reunió con algunos de los principales mandatarios europeos para coordinar tratados de comercio beneficiosos para todas las partes.