Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Corte Suprema de Justicia

POLÍTICA

La Corte Suprema de Justicia cruzó a Javier Milei por la dolarización

En la Corte Suprema de Justicia tomaron la idea del economista de dolarizar y negaron que sea posible.

<


Hace varias semanas atrás, Javier Milei planteó que la solución a la inflación en Argentina era dolarizar. Convertir a la divisa estadounidense en una moneda de curso corriente en nuestro país equipararía los valores macroeconómicos y los precios dejarían de aumentar mes a mes. Sin embargo, la Corte Suprema de Justicia negó que esto sea posible.

El presidente del máximo tribunal, Horacio Rosatti, explicó en un seminario del Grupo Clarín que «eso no se puede. El articulo 75, inciso 19 de la Constitución lo indica. Defensa del valor de la moneda. Hay un mensaje que está en nuestra norma fundamental», indicó el magistrado que remarcó que «no se puede cambiar la moneda» como lo plantea el diputado.

Bajo el mismo criterio, el titular de la Corte Suprema de Justicia agregó que “esto supone que hay que tener prudencia con la expansión monetaria, por ejemplo, y también que no pueden existir cuasimonedas. Todo esto está en la Constitución, es cuestión de leerla”. Ahora la idea del economista liberal, que fue acompañada por un sector de Juntos por el Cambio quedó empañada.

De todos modos, que el dólar sea aceptado en Argentina es posible. El gran requerimiento es que, obligatoriamente, hay que mantener una moneda nacional. Es decir que el peso argentino debe se utilizado de manera paralela al dólar y no que la divisa estadounidense sea la principal como señaló el dirigente de La Libertad Avanza cuando el consultaron.

La idea de Javier Milei

El diputado planteó que había que eliminar los pesos, demoler el Banco Central y dejar únicamente al dólar como moneda de curso. Tal es así que aseguró que «los salarios van a subir si dolarizamos» a diferencia de ahora que con la inflación del 6% mensual se pierde cada vez más valor real. De todos modos, un gran sector de la política de Argentina lo rechazó y ahora la Corte Suprema de Justicia también.