Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Alberto Fernández

POLÍTICA

La indirecta de Alberto Fernández a los empresarios: ¿Culpables de la inflación?

En medio del avance de la renta inesperada, Alberto Fernández acusa a los empresarios de «no repartir la porción».

<


La «guerra» contra la inflación que anunció Alberto Fernández no viene dando los resultados esperados. En marzo mes la suba de precios alcanzó el 6,7% y abril promete estar en una cifra similar. Este contexto, los salarios de los trabajadores quedaron desactualizados y a «pérdidas» de lo que es la economía actual, un fenómeno que para el jefe de Estado lo generan los empresarios.

Tras un acto realizado en San Vicente, el máximo funcionario deseó que «los trabajadores le ganen a la inflación con sus sueldos y que los salarios rindan más de una vez por todas». Además, aseguró, según NA, que cada ministro suyo pasará a ser «el ministro del salario» porque están trabajando para defender el bolsillos de los argentinos en cada decisión.

Este marco le da pie a la llegada de la «renta inesperada«, un impuesto para empresas con ganancias superiores a mil millones de pesos. Sobre ello, Alberto Fernández explicó que «con crecer no alcanza, el crecimiento debe ser repartido de un modo equilibrado. Hemos logrado que la torta de la economía sea más grande, necesitamos que la porción que le toque a cada argentino crezca y no que algunos se lleven una parte grande y otros sólo una migaja«.

Con esta frase, el jefe de Estado le vuelve a apuntar a los dueños de empresas como los causantes del atraso en los salarios. Sin embargo, parte del Gobierno estuvo reunido con sectores productivos la última semana y lograron una paritaria menor al aumento interanual del IPC. Esto marca que ni en Casa Rosada pueden negociar para alcanzar este porcentaje.

Alberto Fernández sigue de lucha contra los empresarios

La inflación no es la única batalla que tiene Alberto Fernández porque también sus diferencias lo llevan a enfrentarse con empresarios. En un principio los acusó de «subir los precios de modo especulativo» y días más tarde reclamó el aumento interno del precio de la harina no se condecía con el internacional. En ese ámbito comenzó una pelea que sigue al día de hoy por los mismos motivos: inflación, riquezas y distribución.