Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Luis Majul

ESPECTÁCULO

Luis Majul dio una definición de la resolución de la Justicia sobre el «Olivos Gate»

El conductor se pronunció sobre un caso que tomó el centro de la agenda mediática.

<

Luis Majul regresó con un nuevo editorial y habló de uno de los temas más relevantes de la semana: la multa que recibió la pareja presidencial tras la reunión que realizaron en la cuarentena. De hecho, el conductor de La Nación+ fue a fondo contra la figura primordial del oficialismo y dejo un mensaje contundente en «Voces».

«¿Sabés cuál es la definición de la palabra sinvergüenza? Persona que se comporta de forma inmoral. Que habla y obra sin respeto y con descaro. No dudaría en llamar sinvergüenza al fiscal que aceptó la oferta del Presidente de salir libre de culpa y cargo después de la fiestita de cumpleaños en Olivos. Se llama Fernando Domínguez. Ahora el juez Mirabelli deberá decidir si convalida semejante sentencia», planteó para comenzar.

Y continuó: «¿Los 1.600.000 pesos que ofreció alcanzan para reparar la indignación, la bronca y la ira que provocó esa conducta a lo largo y a lo ancho del país? ¿Los 1.400.000 pesos que entregaría Fabiola Yañez alcanzan para mitigar el dolor de todos los que perdimos a un familiar enfermo de COVID y no lo pudimos despedir como Dios Manda?»

Asimismo, remarcó: «Son sinvergüenzas porque nos amenazaron y nos retaron mientras ellos se daban la gran vida y se vacunaban antes que nadie. Son sinvergüenzas porque miden sus ofensas como si fueran travesuras y ‘el ataque’ a su honor, en 100 millones de pesos. (Que es el reclamo del presidente a Patricia Bullrich porque considera que lo ha tratado de coimero)

Por último, Majul postuló: «Tenés que ser muy descarado, o muy sinvergüenza, o muy inmoral, para no hacerte cargo de la responsabilidad que te cabe por no haber permitido, por ejemplo, que Pablo Muse le diera el último adiós a su hija Solange. Hoy tuve con él una conversación en carne viva. Y su dolor hizo aflorar también el mío. El dolor que me vengo guardando desde hace más de un año por no haber despedido a mi mamá como Dios manda».