Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Alberto Fernández

POLÍTICA

Piden que Alberto Fernández llame a Cristina Kirchner por más que no lo atienda

En medio de las internas oficialistas, le piden a Alberto Fernández que insista con el llamado a su vicepresidente.

<


La relación entre Alberto Fernández, presidente de la Nación, y Cristina Kirchner, su vicepresidente, parece estar quebrada. La interna en el oficialismo se agranda día a día al punto tal que la portavoz de presidencia, Gabriela Cerruti, reveló que la funcionaria no le atiende el teléfono al jefe de Estado. Este es un punto de conflicto serio para el Gobierno que busca no romper el partido antes de las elecciones del 2023.

Bajo esta situación el líder de la CTA, Hugo Yasky, pidió que el mandatario tome cartas en el asunto para reestablecer el diálogo entre las partes según NA. «Hay gestos que fortalecen y te muestran una actitud de generosidad que sería muy bueno», indicó el dirigente. Además, pidió en La990 que «Alberto sea consciente de la realidad y que abra la posibilidad de que ese diálogo exista«.

Además, remarcó que «Cristina no es solamente la que construyó una estrategia que nos permitió ganar la elección, sino que en cualquier encuesta de opinión tiene casi intacta la base de votos» y por eso mismo deberían respetar su rol de líder del espacio político. Sin embargo, esto aún no sucedió y parece difícil que ocurra con las posiciones cruzadas dentro del oficialismo.

Alberto Fernández contra La Cámpora

Por otro lado, Yasky analizó la fuerte interna que hay entre La Cámpora y los funcionarios elegidos por Alberto Fernández. Sobre esto también pidió «hablar» para solucionar dichas cuestiones pero «no a través de los medios» porque se alimenta aún más la polémica. «No hay que discutir quién es el dueño, quién tiene la llave del Frente de Todos. Hay que buscar la manera de que haya una convergencia», reiteró.

Por último, el legislador pidió «contener las distintas miradas y encontrar puntos de resolución para los conflictos», pero «sin ventilar todos los días por los medios, porque eso a la gente le significa poco y en algún caso le genera cierto hastío». Finalmente aclaró que «el Frente de Todos no se puede fracturar ni quebrar» porque «sería abrir de par en par las puertas para un regreso de la derecha».