Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Ucrania

MUNDO

Rusia afirma que más de 1.700 soldados ucranianos se rinden en Mariupol

El resultado final de la batalla más sangrienta de Europa durante décadas permaneció sin resolver públicamente.

Este jueves, Rusia anunció que 1.730 combatientes ucranianos se habían rendido en Mariupol durante tres días, incluidos 771 en las últimas 24 horas, reclamando una rendición en una escala mucho mayor de la que ha reconocido Ucrania desde que ordenó a su guarnición retirarse.

El resultado final de la batalla más sangrienta de Europa durante décadas permaneció sin resolver públicamente, sin confirmación del destino de los cientos de soldados ucranianos que resistieron en una gran acería al final de un asedio de casi tres meses.

Ucrania, que dice que tiene como objetivo asegurar un intercambio de prisioneros, se ha negado a decir cuántos estaban dentro de la planta o comentar sobre el destino del resto desde que confirmó que poco más de 250 se habían rendido en las primeras horas después de que les ordenó ceder.

El líder de los separatistas respaldados por Rusia que controlan el área dijo que casi la mitad de los combatientes permanecieron dentro de la acería, donde búnkeres y túneles subterráneos los habían protegido de semanas de bombardeos rusos. «Más de la mitad ya se ha ido, más de la mitad ha depuesto las armas», dijo Denis Pushilin, informó Reuters.

«Que se rindan, que vivan, que se enfrenten honestamente a los cargos por todos sus crímenes», agregó. Los representantes ucranianos dicen que no pueden comentar públicamente el destino de los combatientes, ya que se están llevando a cabo negociaciones entre bastidores para rescatarlos.

Rusia niega que haya acordado un intercambio de prisioneros por ellos. Muchos de los defensores de Azovstal pertenecen a una unidad ucraniana de origen ultraderechista, el Regimiento de Azov, que Moscú califica de nazis y dice que deben ser procesados por crímenes. Ucrania los llama héroes nacionales.

El fin de los combates en Mariúpol, la mayor ciudad que Rusia ha capturado hasta ahora, permite al presidente Vladimir Putin reivindicar una rara victoria en la invasión que inició el 24 de febrero. Esto da a Rusia el control completo del mar de Azov y una extensión ininterrumpida de territorio a lo largo del este y el sur de Ucrania.