Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Argentina

SOCIEDAD

Un perro llegó a Argentina con una vacuna vencida y evalúan deportarlo o sacrificarlo

Se llama Coco, tiene un año y medio y está en el Aeropuerto de Ezeiza hace más de 36 horas bajo custodia del Senasa.

<

Este martes, la Argentina se hizo eco de una insólita historia. Es que un perro llegó hace dos días al país proveniente de Europa con una vacuna vencida y, ante ello, autoridades de un organismo del Gobierno evalúan deportarlo o sacrificarlo. Se trata del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), que no dejan salir a Coco, de un año y medio de vida, del Aeropuerto de Ezeiza.

El can se encuentra bajo custodia y acompañado por su dueño, el jugador de handball argentino Franco Gavidia. Hace poco, ambos vivían en Hungría. Pero a raíz de los efectos de la guerra Rusia-Ucrania, decidió volverse al país con el objetivo de reinsertarse. En declaraciones a Mediodía Noticias (El Trece), Franco se manifestó por lo que está pasando tanto su animal como él y su familia.

La palabra del dueño de Coco

“El vencimiento debe tener de 8 a 9 días de vencido. Le falta también una autorización de un veterinario húngaro diciendo que el perro está sano”, explicó Franco. Y remarcó: “Lo que no entienden es que me fui de Hungría porque volvieron a declarar estado de alarma. Decidí venirme con mi mujer y mi hija que están acá, un poco a las corridas”.

De hecho, contó: “No veo a mi hija hace 8 meses, hoy es su cumpleaños. Le traje a Coco que es su perro también, y no me dejan pasar”. Y continuó: “Acá no me dijeron concretamente que lo van a matar, pero con estas opciones es prácticamente lo mismo. Porque no lo van a aceptar en ningún país, por la vacuna”. “Además no tendría tampoco a nadie para que lo reciba en Hungría”, dijo desesperadamente.

Por otra parte, el dueño de Coco, que vive en Córdoba, contó que mantuvo un diálogo con una funcionaria del Senasa en el Aeropuerto de Ezeiza, a quien acusó de tratarlo “como un delincuente”. “Yo ofrecí pagar un veterinario si es necesario, y una multa o un lugar de cuarentena. Porque es algo que yo hice mal”, reconoció, pero exigió “que se pueda solucionar acá”.

“Coco es parte de mi familia, no lo pueden deportar. Ahora no sé dónde está, porque se lo llevaron y no me dieron más información. Me sacaron como un delincuente”, reiteró Franco, quien se encuentra en la terminal aérea desde su arribo junto al can. “No me voy a mover de acá sin mi perro. Ahora está con desconocidos después de un viaje traumático. No pido que se haga nada ilegal, yo me hago cargo de todo, pero quiero que se quede en mi país conmigo”, concluyó el dueño de Coco.

«#LiberenACoco» es TT

Una vez conocida la historia de Coco, el perro húngaro-argentino se volvió viral en las redes sociales. Hasta se convirtió en tendencia con el hashtag «#LiberenACoco«. Miles y miles de usuarios, anoticiados de lo que está ocurriendo con el can, le reprochan al Gobierno y al Senasa por no dejar al can que se reencuentre con su dueño.

La economista cordobesa Diana Mondino escribió lo siguiente en Twitter: «El gobierno no quiere dejar entrar a un perrito por tener vencida por dos semanas una vacuna. Amenazaron al dueño con tener que sacrificarlo. Es el mismo gobierno que liberó miles de ladrones, violadores y asesinos en pandemia», replicó, y concluyó con «#LiberenACoco».