Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Brasil

MUNDO

Brasil: oficializan la privatización de la empresa energética Eletrobras

«Es un momento histórico», dijo el ministro de Economía, Paulo Guedes, en la Bolsa de San Pablo, junto a Jair Bolsonaro.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, encabezó el martes en la Bolsa de San Pablo el acto que terminó de oficializar la privatización de Eletrobras, la mayor empresa de electricidad de América Latina, en medio de protestas por esta decisión que se prevé traerá a un aumento de las tarifas y que fue uno de los objetivos del ala ultraliberal del gobierno que ya apunta contra otras compañías estatales.

El mandatario tocó la campanilla electrónica de inicio para las operaciones de la Bolsa de Valores, en un acto que de forma simbólica se convirtió en un festejo del Ejecutivo por la privatización de la empresa, fundada en 1962 y desde entonces en manos del Estado brasileño, informó Télam.

Afuera del edificio, centenares de personas protestaron contra la medida, uno de los objetivos del ala ultraliberal del Gobierno comandada por el ministro de Economía, Paulo Guedes, quien también pretende poner a la venta a la gigante petrolera Petrobras. Expertos indican que el precio de las tarifas aumentarán al menos 8% a partir del próximo año con la gestión privada de la empresa.

Bolsonaro enterró lo que se llama en Brasil como «Era Vargas», el período nacionalista del presidente Getulio Vargas en el cual se crearon las principales compañías estratégicas para la industrialización del país, como Eletrobras. «Es un momento histórico. Esta empresa agotó su modelo y ahora puede caminar por sus propias piernas», dijo en el acto el ministro Guedes, al lado de Bolsonaro.

La privatización es la segunda mayor de la historia detrás de la minera Vale, que fue vendida por la gestión del presidente Fernando Henrique Cardoso. El Estado brasileño redujo de 72% a 45% su participación en la gigante Eletrobras, cuyos controladores serán ahora Singapore GIC, de Singapur, la canadiense CPPIB y la gestora brasileña 3G Radar. El gobierno recaudó unos 6.000 millones de dólares en un proceso de venta mediante el traspaso del paquete accionario.