Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Estados Unidos

MUNDO

Estados Unidos: legisladores comienzan a debatir proyectos sobre el aborto

Pocas horas después que se conociera el fallo, ocho estados impusieron prohibiciones inmediatas al aborto.

<

Los legisladores de Estados Unidos, a favor y en contra del aborto, comenzaron a librar el domingo lo que promete ser una batalla tensa y duradera, tanto a nivel de cada estado como en el Congreso, en un país profundamente dividido sobre el tema, en momentos en que las interrupciones de embarazos podrían ser prohibidas en la mitad del país.

Durante el fin de semana, los defensores del derecho al aborto se movilizaron para protestar contra la decisión de la Corte Suprema de anular lo que muchos consideraban un derecho adquirido desde hace casi 50 años. Pocas horas después que se conociera el fallo, ocho estados impusieron prohibiciones inmediatas al aborto, informó Télam.

En un país fragmentado entre estados que ya negaron o negarán próximamente el derecho al aborto y los que lo mantendrán o incluso lo fortalecerán, las diferencias de opinión han dado lugar a choques durante las movilizaciones del fin de semana, lo que provocó decenas de detenciones y algunos casos de vandalismo.

En un primer repaso de las batallas legales que se avecinan, la organización proveedora de servicios de aborto más grande del país, Planned Parenthood, presentó una demanda en Utah para bloquear la prohibición decidida en ese estado. Los gobernadores demócratas de Michigan y Wisconsin intervinieron a su vez para tratar de mantener la legalidad del aborto en esos dos estados del Medio Oeste.

Kristi Noem, gobernadora republicana de Dakota del Sur, donde el aborto ya ha sido prohibido en todos los casos, incluso de violación e incesto, calificó el fallo de la corte de «maravillosa noticia en defensa de la vida». El gobernador Asa Hutchinson, de Arkansas, argumentó por su lado que «obligar a alguien a llevar a término un embarazo» para salvar a un bebé por nacer constituye un empleo «apropiado» del poder del gobierno.