Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Ecuador

MUNDO

Gobernadores ecuatorianos piden una tregua a los manifestantes y al Gobierno

Desde el inicio de las protestas, el 13 de junio, se reportaron tres muertos, al menos 92 heridos y 94 detenidos.

Los gobernadores de 23 provincias de Ecuador propusieron una tregua de 24 horas en la disputa que mantienen desde hace diez días el Gobierno del presidente de Guillermo Lasso y la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) por el aumento del costo de vida, que ya dejó al menos tres muertos, 92 heridos y 94 detenidos, según datos extraoficiales.

Los mandatarios agrupados en el Consorcio de Gobiernos Autónomos Provinciales del Ecuador (Congope), expresaron que durante la tregua las partes podrían establecer una mesa de diálogo, y también plantearon la conformación de corredores humanitarios que permitan el abastecimiento y atención de necesidades urgentes en las zonas afectadas por los paros, informó Télam.

Para ello, exhortaron al Gobierno, la Conaie y a grupos sociales a respetar la libre circulación por estos corredores, los cuales deberían ser declarados zonas de paz. La Alianza de Organizaciones por los Derechos Humanos reporta, desde el inicio de las protestas, el 13 de este mes, tres muertos, al menos 92 heridos y 94 detenidos.

La Policía informó, a su vez, de 117 policías y militares heridos, otros 27 retenidos temporalmente por los manifestantes y luego liberados, y 80 civiles arrestados. La Conaie, que mantuvo varios diálogos sin resultados con el Gobierno antes de iniciar las protestas, reclama una baja en los precios de los combustibles a 1,50 dólares del galón (3,78 litros) de diésel y a 2,10 de la nafta de 85 octanos.

Entre mayo de 2020 y octubre de 2021, los precios eran revisados mensualmente, por lo que el diésel casi se duplicó (de 1 a 1,90 dólares) y la nafta común subió 46% (de 1,75 a 2,55). La organización indígena más poderosa del país reclama también por la falta de empleo y la entrega de concesiones mineras en territorios nativos, y por el control de precios de los productos agrícolas y la renegociación de deudas de campesinos con los bancos.