Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Estado

ECONOMÍA

La crisis no toca al sector público: en el Estado pagan sueldos de hasta casi $2 millones

Mientras los trabajadores del Estado cobran sueldos exorbitantes, el sector privado es uno de los más perjudicados económicamente.

<

Los salarios abultados en el sector público no significan algo nuevo, ya que en el Estado pagan sueldos de hasta casi $2 millones. Sin embargo, con la crisis económica agravada por la inflación, la pobreza y la devaluación del peso argentino, la brecha con el sector privado se ha agrandado, marcando la desigualdad entre quienes acceden a los cargos en ambos sectores.

En un informe que dio a conocer LN+, hay aproximadamente 3.3 millones de personas trabajando para el Estado. Mientras el salario más chico corresponde a los empleados de varios ministerios como Defensa e Interior, quienes cobran un poco más de $500.000, Cancillería y AFIP lideran la lista. El valor máximo que puede llegar a cobrar un funcionario que se desempeñe en alguna de esas dos entidades es de casi $2 millones.

¿Cuánto se cobra por trabajar en el Estado?

El periodista Francisco Olivera hizo una salvedad en el caso de la Cancillería ya que, al tratarse de diplomáticos, hay convenios internacionales de por medio. No obstante, “hay muchos organismos que tienen salarios que van del millón a los 2 millones de pesos brutos”. Los ministerios de Agricultura y de Economía, por ejemplo, pertenecen a esta última categoría.

“En Canal 7 y Radio Nacional, tenés 150 personas que cobran $470.000. En Trenes Argentinos, 1214 personas cobran más de $300.000. Nucleoeléctrica Argentina, que es la empresa encargada de administrar Embalse y todas las empresas atómicas, hay sueldos de más de $866.000. En PAMI, hay más de 2000 empleados que cobran más de $300.000”, sentenció.

La realidad para el sector privado y los jubilados

Mientras tanto, según constató el Ministerio de Trabajo de la Nación en abril de 2022, un trabajador registrado del sector privado gana un sueldo promedio de $89.931 netos (735 dólares). No obstante, no solo muchos empleados ganan menos de $80.000, que ya no alcanza para cubrir lo necesario de la canasta básica, sino que, por el aumento del trabajo precarizado, una persona puede llegar a cobrar un sueldo al límite de la línea de la pobreza. El rubro gastronómico, para dar un ejemplo, es uno de los que más precariza a los trabajadores. 

En tanto, la jubilación mínima para un trabajador que aportó durante 30 años es de $37.524, un monto con el cual es casi imposible satisfacer las necesidades básicas y pagar los servicios de luz, agua, gas, teléfono e internet. Pese a la ayuda estatal de Anses al otorgar bonos de $18.000, la realidad es que los sueldos de la mayor parte de la población argentina no solo no alcanzan, sino que cada vez son más lejanos a los del sector público.