Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Huracán

DEPORTES

«Sé dónde vive, ya nos vamos a encontrar»: Servio amenazó a Cóccaro tras el cruce en Huracán-Central

El arquero se quedó con bronca con el delantero tras el partido en el Tomás Adolfo Ducó.

<

El pasado sábado Huracán le ganó 2 a 0 a Rosario Central en el Tomás Adolfo Ducó y el que no quedó contento con la derrota fue Gaspar Servio, quien amenazó a Matías Cóccaro tras un cruce verbal que tuvieron en el campo de juego. «Sé dónde vive, ya nos vamos a encontrar», expresó el arquero del Canalla ante las cámaras y el delantero del Globo le respondió. Mirá.

«Me voy caliente con el resultado. Cóccaro es un cagón, si es guapo hubiese salido como arreglamos. Lo fui a buscar pero se metió gente adelante. Es un vende humo, acá nos conocemos todos. Si tiene huevos tiene que salir», reveló Servio una vez finalizado el partido, todavía enfurecido por el cruce con el delantero de Huracán, quien intentó calmar las aguas.

A diferencia de Servio, Cóccaro le bajó el precio al cruce verbal: «Boludeces, boludeces que quedan adentro de la cancha. Son cosas del partido, siempre alguna discusión tenés. Ya está, queda ahí. Después le mandaré un mensaje y está todo bien». Sin embargo, el arquero se quedó con ganas de más y lo amenazó ante las cámaras de ESPN.

«Es un cagón, un vende humo. Para boquear después tenés que tener huevos. Ya nos vamos a encontrar, yo sé dónde vive. Conozco a los amigos de él así que se quede tranquilo que ya nos vamos a encontrar», sentenció Servio, quien le redobló la apuesta al delantero uruguayo que el último sábado festejó colgado del alambrado un gol que después fue anulado.

El inicio del conflicto

Todo comenzó con un cruce entre Lucas Merolla y Alejo Veliz que Germán Delfino culminó con amonestación para ambos. Sin embargo, ante un reclamo de Cóccaro, Servio se acercó hasta la mitad de cancha para cruzar al delantero y de no ser por sus propios compañeros, la discusión podría haber pasado a mayores. Para el de Huracán quedó todo dentro de la cancha, pero para el arquero no.