Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Ucrania

MUNDO

Ucrania pide a sus aliados que envíen armas: solo recibió «un 10%» de lo prometido

La semana pasada el gobierno de Ucrania afirmó que ya se quedó sin armamento de fabricación rusa y soviética.

Ucrania recibió de sus aliados occidentales apenas «un 10% de las armas» que precisa para enfrentar la invasión de Rusia, afirmó este martes la viceministra de Defensa ucraniana, Anna Maliar, y exhortó a los países a definir «plazos claros» para las entregas de armamento.

«Hemos recibido un 10% del armamento que indicamos necesitar. Por muchos esfuerzos que haga Ucrania y por muy profesional que sea nuestro ejército, sin la ayuda de nuestros socios occidentales no podremos ganar esta guerra», declaró Maliar a la televisión ucraniana, informó Télam.

Según la funcionaria, «deben definirse plazos claros» para las entregas de armamento, ya que «cada día de atraso es un día más contra la vida de los soldados ucranianos y de nuestro pueblo». «No podemos esperar más, porque la situación es muy difícil», prosiguió, cuando las tropas rusas se apoderan progresivamente de la provincia de Lugansk, en el Donbass, la región donde se concentran actualmente los combates

Poco antes, el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, urgió a enviar «rápidamente más armas y equipos militares», porque «los rusos tienen 100 veces más» armas en sus arsenales que los ucranianos. El ejército ucraniano, precisó el mandatario, en una videoconferencia con periodistas daneses, carece en particular de «armas de largo alcance» y de «vehículos blindados».

La semana pasada el gobierno de Ucrania afirmó que ya se quedó sin armamento de fabricación rusa y soviética, por lo que ahora depende exclusivamente de sus aliados occidentales para poder contrarrestar la invasión. «Esto se ha convertido en una guerra de artillería y estamos perdiendo», dijo el subjefe de la Dirección General de Inteligencia del Ministerio de Defensa ucraniana, Vadim Skibitski en declaraciones al diario británico The Guardian.