Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Ucrania

MUNDO

Ucrania pierde una de sus ciudades clave en la guerra

Kiev anunció la retirada de sus tropas de Severodonetsk, escenario de semanas de intensos bombardeos y combates callejeros

<

Este viernes, cuando se cumplen cuatro meses del inicio de la invasión, Ucrania afirmó que las fuerzas rusas «ocuparon por completo» un pueblo al sur de la estratégica ciudad de Lisichansk, en la región oriental de Lugansk, y Rusia afirmó que había rodeado a unos 2.000 soldados ucranianos en la zona.

La pérdida de Hirske y de otros asentamientos a su alrededor deja a Lisichansk, la última ciudad importante controlada por Ucrania en Lugansk, en peligro de ser envuelta por tres frentes por el avance de las fuerzas rusas. «Desgraciadamente, a día de hoy (…) todo el distrito de Hirske está ocupado», dijo el jefe municipal de la localidad, Oleksiy Babchenko, en una emisión de televisión.

«Hay algunos combates locales e insignificantes en las afueras, pero el enemigo ha entrado», advirtió. «Hay una bandera roja ondeando sobre la administración municipal (de Hirske)», dijo a Reuters por teléfono un portavoz regional. El Ministerio de Defensa de Rusia informó este viernes que había rodeado hasta 2.000 tropas ucranianas, incluidos 80 combatientes extranjeros, en Hirske.

Reuters no pudo verificar de forma independiente el informe y el portavoz regional se negó a comentar la afirmación. En su informe diario de este viernes, el Ministerio de Defensa ruso aseguró que sus fuerzas «aislaron por completo» a un grupo de unidades ucranianas cerca de Hirske y Zolote. Según indicó, se trataba de cuatro batallones, un grupo de artillería y un «destacamento de mercenarios extranjeros».

La mitad de Zolote está bajo control ruso, afirmó, añadiendo que estaban lanzando «ataques ininterrumpidos» alrededor de las fuerzas ucranianas cercadas en Hirske. Kiev anunció la retirada de sus tropas de Severodonetsk, ciudad hermana de Lisichansk y escenario de semanas de intensos bombardeos y combates callejeros, en lo que sería un importante revés en su lucha por derrotar a las fuerzas rusas.

«Nuestras fuerzas tuvieron que replegarse y llevar a cabo una retirada táctica porque allí no quedaba esencialmente nada que defender. No quedaba ninguna ciudad y, en segundo lugar, no podíamos permitir que las rodearan», declaró Oleksander Musiyenko, analista militar afincado en Kiev.