Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Gran Hermano

ESPECTÁCULO

Un ex ‘Gran Hermano’ reveló los problemas que vivió luego del reality: «Cuando salí me habían echado»

El primer ganador del programa admitió que una vez fuera de la casa se enteró que había sido despedido de sus trabajos.

<

A pocos meses del regreso de «Gran Hermano», uno de los primeros realities de la televisión argentina y por ende uno de los más vistos de todos los tiempos, Marcelo Corazza (ganador de la primera temporada) dialogó con el ciclo «Por si las Moscas» y reveló cual fue la difícil situación que vivió al salir del programa y ver que ya no tenía trabajo.

«Entré para poder comprarme mi casa, no para hacerme famoso; como era profesor de educación física, me había anotado en Expedición Robinson dos veces y no había tenido suerte. Cuando el programa y el efecto que genera se terminan, hay que tener la cabeza fría. Cuando yo salí, de los colegios en los que trabajaba me habían echado, porque no querían un profe tan expuesto», comenzó expresando.

«Esto ocurrió hace 21 años, hoy sería hasta divertido, capaz pensarían que tienen el profe de la tele. No me quejo, pero tuve que reinventarme y ver de qué laburaba, yo peregriné por algunos programas de televisión y estar delante de la cámara claramente no era lo mío y terminé produciendo», continuó confesando Marcelo Corazza.

«En algún momento me arrepentí de haber entrado a la casa, porque al año de salir, cuando salía y me reconocían, me quería matar. Fueron procesos… hoy lo miro a la distancia y me parece que fue una experiencia que me sumó un montón; me transformé, creo, en un buen productor de televisión», sumó antes de comparar la exposición que se vive con las redes sociales.

«En Instagram uno muestra la mejor foto, y cuando sube una foto fea, es una foto fea cuidada puesta a propósito. Mostrás que comés sushi, pero no que no llegaste a fin de mes; en este caso los participantes sin el celular ni redes, se los ve como son realmente, no a través de un filtro. Cuando entré a la casa, en la primera semana, miraba las cámaras, pero en la tercera semana ya me olvidé de que me estaban grabando. ¡Nosotros en la noche de la gala nos bañábamos y nos arreglábamos porque íbamos a salir en la tele!», concluyó.