Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Jair Bolsonaro

MUNDO

«A lo de Malvinas»: la solución de Jair Bolsonaro para terminar la guerra entre Rusia y Ucrania

«Esta guerra ha causado grandes trastornos. Menos para Brasil, mucho más para Europa», expresó Bolsonaro.

<

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, aseguró que sabe cómo podría «resolverse» la guerra entre Rusia y Ucrania, y que le formulará sugerencias a su par ucraniano, Volodímir Zelenski, cuando hable teléfono con él la próxima semana. «Le daré mi opinión, lo que pienso. La solución a esto. Sé cómo podría resolverse. Sin embargo, no se lo diré a nadie», expresó el ultraderechista a los periodistas.

El mandatario pareció apartarse de su tono misterioso inicial y acotó: «la solución a este caso sería como la forma en que terminó la guerra de la Argentina con el Reino Unido en 1982». Bolsonaro tiene una llamada telefónica programada para el próximo lunes con Zelenski. Según el brasileño, el líder ucraniano fue el que se puso en contacto inicialmente y que aceptó inmediatamente la propuesta, informó NA.

El presidente de Brasil visitó a su par ruso, Vladimir Putin, en Moscú en el mes de febrero, días antes que comenzara la guerra entre los dos países. El mandatario ha adoptado hasta ahora una postura neutral en el conflicto, mientras que Brasil busca seguir haciendo negocios con Rusia.

A principios de esta semana, su ministro de Relaciones Exteriores manifestó que Brasil busca comprar todo el diésel que pueda a Rusia, que también es un gran proveedor de fertilizantes para la potencia agrícola sudamericana. «Esta guerra ha causado grandes trastornos. Menos para Brasil, mucho más para Europa», expresó Bolsonaro.

Argentina y Reino Unido libraron un conflicto en el año 1982 por la soberanía de las Islas Malvinas en el Atlántico Sur: comenzó en abril, cuando la dictadura militar decidió enviar tropas a los archipiélagos del Atlántico Sur y luego las autoridades británicas desplegaron una fuerza naval para recuperar el control. Los soldados argentinos, mal equipados, tenían pocas posibilidades. Argentina se rindió dos meses después.