Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
organizaciones sociales

POLÍTICA

Confesión de un piquetero de las organizaciones sociales: «Vine para comer y joder un rato»

El lado oscuro de las organizaciones sociales en Argentina volvió a emerger ante las cámaras de televisión.

<


Las marchas del jueves en el microcentro porteño dejaron un testimonio insólito de un manifestante que admitió ser «un suplente» que participaba de la marcha de las organizaciones sociales a cambio de una prestación económica. En el imaginario colectivo, se cree que los participantes que cortan el tránsito en CABA reclaman sobre derechos genuinos y urgentes, sin embargo, algunos confirman ser usados para ocupar espacios y así provocar que la manifestación parezca más masiva.

«Hola, chicos ¿Cuál es el motivo de la marcha? ¿Por qué se están manifestando?», preguntó la periodista de Crónica TV a un manifestante aleatorio en el lugar. Sorpresivamente, el joven respondió con una honestidad brutal que dejó boquiabiertos a los panelistas del canal: «Ni idea, yo vengo acá de suplente. Vengo más que nada para comer y joder un rato».

«¿Te dan alguna remuneración por la presencia acá en la marcha?», consultó la cronista y el chico respondió que sí, casi como midiendo la respuesta para evitar contar ciertos manejos de las organizaciones sociales que suelen estar ocultos ante la opinión pública, porque no son éticos y denotan claros métodos extorsivos hacia los más pobres.

A pesar de la corta respuesta, el individuo se animó a decir la verdad completa a los micrófonos y afirmó: «Vine de suplente y me dieron 2.000 pesos». La periodista repreguntó: «¿Solo por venir hoy acá?» y el manifestante dijo: «Sí, solo por eso». En el medio, uno de los conductores del noticiero no pudo contener la angustia y bronca de la situación.

«Chicos, ya está…, o sea, es muy fuerte lo que estamos escuchando y es una falta de respeto muy grande», indicó a los gritos el dueño del programa Flavio Azzaro. Pero la movilera quiso hacer una pregunta más al piquetero suplente: «¿En qué organización estás?». La respuesta final fue aún más desopilante, porque el protagonista ni siquiera sabía el nombre del organismo que representaba: «Guerrilleros o guerreros… algo así».