Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Argentina

SOCIEDAD

Crisis en Argentina: la dura realidad de los vendedores ambulantes

Uno de los sectores laborales más vulnerables sufre cada vez más los coletazos de la inflación en Argentina.

La dura realidad de los vendedores ambulantes por la crisis en Argentina se profundiza a medida que va avanzando el año. Con una inflación acumulada del 29% y una proyección de más de 5 puntos para el mes de junio, no es fácil hacer frente a los desafíos cotidianos. Asimismo, los que se dedican al rubro están sin protección social por estar, al menos la gran mayoría, 100% en negro.

Omar Guaraz, vendedor ambulante, dialogó con LN+ sobre las cuestiones que lo llevaron a ser mantero y todo lo que eso implica hoy en día. Según relató, se quedó sin empleo formal en el año 2008 (coincidente con la crisis global de ese año), desde 2010 fue vendedor en la peatonal Florida, en la Ciudad de Buenos Aires, y hace tres años está en los barrios de Flores y Floresta. 

Sobrevivir en Argentina

“Lo que mira uno como vendedor en la calle es que muchos chicos jóvenes tienen que recurrir a la informalidad para poder sobrevivir. Cuando uno habla con ellos, les es imposible conseguir algún empleo”, explicó. De esta manera, la decisión de volcarse a ese modo de empleo no es por decisión totalmente propia, sino por la urgencia y la falta de trabajo en rubros más formales.

Omar, quien vende productos en su mayoría importados de China, reflexionó sobre la competencia que hay entre los ambulantes y quienes tienen locales comerciales fijos. Estos últimos han marcado bastante la competencia desleal, debido a que los manteros no deben pagar impuestos o hacer declaraciones ante la AFIP. “El verdadero mantero, el que sobrevive de la venta ambulante, piensa en qué va a vender para juntar algunas monedas para sobrevivir”, introdujo.

“Pero mezclados con los vendedores ambulantes existen empresarios capitalistas que, aprovechándose de que la calle o la actividad no tiene una regulación, hay mantas con cientos de miles de pesos. Eso es una manera de distinguir el verdadero vendedor ambulante y lo que se va mezclando”, amplió. “Un verdadero mantero no compite”.

«Hoy es la crisis más profunda»

En conclusión, Omar no espera mayores ganancias sino lo mínimo para poder sobrevivir en Argentina, tal vez un poco mejor en las buenas épocas. “En estos últimos años hemos pasado crisis económicas en este país, pero lo que nunca hemos vivido es la crisis actual. Hoy es la crisis más profunda”, sentenció. Para dar un ejemplo, los guantes pasaron de 300 a 390 pesos luego de la renuncia de Martín Guzmán.

“La novedad era esa devaluación real del peso del 20%. La gente no tiene plata, se reserva, pero a la vez es cuando más te cuesta vivir. Cuanto más te cuesta vivir, más te cuesta conseguir plata. Es lo que estamos viviendo los comerciantes”. “Cuando se especula en la calle con una actividad que no está regulada se mezcla todo”, indicó.