Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Cristina Kirchner

POLÍTICA

Denuncian «intimidación y amenazas» contra Cristina Kirchner

Tras las agresiones en el Instituto Patria, denuncias amenazas contra Cristina Kirchner con complicidad policial.





banner

En la tarde del viernes, el Instituto Patria presentó una denuncia penal por «intimidación y amenazas de muerte» contra la vicepresidente de la nación, Cristina Kirchner. Esto lo presentó el abogado del organismo, Fernando Castiglioni, que sostuvo que el jueves 21 de julio, «un grupo de 10 personas irrumpió en la vereda de la calle Rodríguez Peña 80, comenzando a proferir violentas amenazas de muerte e intimidaciones en perjuicio de la vicepresidenta y de todos los integrantes de la institución».

El escrito va acompañado de fotos y videos en los cuales se observa «de forma clara y precisa como un hombre de aproximadamente 60 años, canoso y de anteojos, vestido con un piloto blanco, pantalón marrón y zapatillas azules, comienza megáfono en mano con graves epítetos y amenazas de muerte» contra la dirigente del Frente de Todos.

Apuntan contra el gobierno porteño

En el descargo del Instituto Patria advierten sobre «la actitud pasiva de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires, que se aprecia en el video acompañado, que permite que las personas que se encuentran en el lugar arrojen basura, pinten paredes y cuelguen carteles con todo tipo de carteles amenazantes». Además, aseguran que en el video que adjuntan se observa «un afectuoso saludo entre el uniformado y quien encabeza las agresiones».

A raíz de ello, le piden al ministro de Justicia y Seguridad de CABA, Marcelo D’Alessandro, que de las «explicaciones pertinentes por cuanto testigos que se encontraban en el lugar han manifestado en forma contundente que no se presentaron en el lugar efectivos policiales para evitar las agresiones, que duraron cerca de dos horas».

Según informó Télam, los autoconvocados que cargaron contra Cristina Kirchner pedían «la horca» a la vicepresidenta a través de un megáfono. Sobre ello los efectivos policiales no los detuvieron ni pidieron explicaciones y desde el organismo sospechan una complicidad o un conocimiento con anterioridad con el personal policial.