Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Gerardo Morales

POLÍTICA

Gerardo Morales y Guillermo Snopek, enemigos en público y socios en privado

Al estilo de Gerardo Morales, su vicegobernador, también favoreció negocios familiares y asoció a sus hijos en el Estado.

<


JUJUY.- En todas las familias hay problemas. Pero en pocas esos problemas se convirtieron en una cuestión de Estado. Eso pasa en la familia Snopek, desde que sumaron a Gerardo Morales como parte del clan. Tulia Snopek, la actual esposa de Morales, es hermana de uno de los archienemigos del gobernador de Jujuy, el senador Guillermo Snopek. Los cruces entre ambos políticos han puesto en jaque la institucionalidad de la provincia norteña.

Recordemos que el senador pidió la intervención del Poder Judicial jujeño. Este proyecto que hace poco fue reflotado en la Cámara alta, aunque no avanzó como hubiera esperado el cuñado del mandatario. La relación entre los dos nunca fue buena. Tanto es así que Guillermo fue el abogado del exesposo de Tulia Snopek y estuvo a punto de impedir la boda de su hermana con el mandatario. Tal vez sea esta rivalidad la que llevó al parlamentario nacional a hacer una jugada que prácticamente deja en ridículo al titular del Ejecutivo de Jujuy.

El senador nacional contrató, en el año 2020, entre sus asesores a Carlos Ignacio Haquim, el hijo del vicegobernador de Gerardo Morales, Carlos Guillermo Haquim. Es decir que el hijo del hombre que reemplazaría al mandatario, en caso de dejar su cargo, es empleado y asesor de su más acérrimo opositor. Esta designación se mantuvo en el más absoluto de los secretos, sabiendo que, de trascender, dejaría en ridículo al “emperador del norte”.

El asunto se vuelve aún más grave, cuando revisamos los antecedentes de Carlos Haquim hijo. El vástago del vicegobernador es titular de la empresa Norte Comunicación SA que, obviamente, es la prestadora de servicios de Internet de la Legislatura provincial de la cual es titular su padre. Pero ese no es el único beneficio que consiguió del Gobierno de Gerardo Morales, antes de decidir pasarse, lisa y llanamente, a las filas opositoras.

En noviembre del año 2017, el Enacom macrista, que tenía entre sus directores al fallecido Miguel Ángel Giubergia, uno de los mentores de Gerardo Morales, le otorgó al hijo del vicegobernador un subsidio, no reembolsable, por 359 mil pesos para proveer de Internet a varias localidades de la Quebrada de Humahuaca. Hoy esas localidades están cautivas de la empresa de Haquim, porque ninguna de las otras prestadoras de servicios de internet fueron autorizadas a operar en esos lugares.

Hoy pocas personas saben que el hijo del vicegobernador juega de ambos lados del mostrador. Parece que Gerardo Morales sabe mantener tranquilas las aguas parándose, también, de ambos lados. Es el mandamás en el oficialismo y alimenta las huestes y las billeteras de sus opositores.