Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente

ESPECTÁCULO

La historia de un ex ‘Wachiturro’ que se conoció en el ciclo del Pollo Álvarez: «Dios me habló»

El joven decidió dar a conocer parte de su historia de vida delante de las cámaras.

<

Un momento realmente fuerte fue el que se vivió en “Nosotros a la Mañana”, el programa que lleva adelante el Pollo Álvarez a través de la pantalla de Canal Trece. El encargado de dar a conocer su historia de vida fue Lucas Caballero, exintegrante de los “Wachiturros”, la banda que hizo conocida años atrás, y que generó un verdadero revuelo.

Delante de las cámaras y de cada uno de los televidentes, hizo referencia al cambio que hizo en su vida. “Conocimos la fama, tuvimos fama de verdad, conocimos muchos lugares, hicimos muchas cosas. Pero no le empecé a encontrar sentido a la vida y a lo que hacía. Un día llegué a mi casa y, en pleno de toda la fama, estaba triste, tenía plata y todo lo que cualquier persona quisiera tener y sentía que algo me faltaba”, comenzó asegurando.

“En los tres años del grupo experimenté cosas que en la vida algunas personas tendrán. Llegaba a mi casa después de todo, veía el techo y decía: esto es todo, esta es la vida”, sostuvo Lucas Caballero sin poder contener las lágrimas, ante la atenta mirada del Pollo Álvarez. “En medio de la fama, me arrodillé y me puse a llorar”, lanzó.

Contundente

Dios me habló. El mensaje fue claro e intenso. Dios me dijo: ‘O me servís a mí o servís a tu grupo’. Ni más ni menos, solo eso me dijo. Y bastaron esas palabras para sentir el pecado en mi vida. Que todo lo que hacía estaba mal, que no era el camino correcto el que estaba tomando. Que Dios me creó con otro propósito”, sostuvo el invitado.

“Ya hace tiempo me venían hablando de Dios. Me pasaban cosas locas. Por ahí estaba en un boliche y uno me decía ‘Jesús tiene un propósito para vos’. Yo decía ‘este tipo está re loco’. También mi mamá me decía que tenía que ir a la Iglesia, pero no le daba bola. Y en un momento que estaba medio a la deriva vino una persona del barrio que me invitó. Yo había probado tantas cosas que dije ‘¿por qué no?'», finalizó.