Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Sergio Massa

ECONOMÍA

Los 3 desafíos de Sergio Massa como nuevo ministro

En sus primeros movimientos como ministro, Sergio Massa deberá enfrentar 3 desafíos con las medidas que anunciará.

La llegada de Sergio Massa al Ministerio de Economía, Producción y Agricultura generó un gran cambio en el Gobierno nacional. El dirigente ocupará los lugres de Silvina Batakis, Daniel Scioli y Julián Domínguez respectivamente aunque tendrá varias tareas a afrontar en los próximos días junto al presidente Alberto Fernández, con quien ya se reunió.

Uno de los primeros puntos que deberá tratar el funcionario es el ajuste al gasto público. Esta iniciativa la impulsó Batakis pero no llegó a concretarla tras tres semanas en el cargo. La idea es que haya un equilibrio entre los ingresos y los gastos para no seguir engrosando la deuda pública en pesos y que el déficit se acorte mes a mes.

Por otro lado también trabajará en la acumulación de reservas para el BCRA. Este punto es central para la gestión ya que de lograr que el campo liquide parte de sus cosechas logrará reunir dólares para disminuir la brecha cambiaria y, por consiguiente, desacelerar levemente la inflación. Se espera que este sea el primer aspecto a trabajar por Sergio Massa.

El ultimo desafío del flamante ministro es reducir la emisión monetaria y reactivar la economía. Si bien parece algo que hace años se trabaja en Argentina, se llegó a un punto crítico en el que la inflación acumulada en el año supera el 30% y la sociedad perdió gran parte de su poder adquisitivo. Trabajar este área será determinante para que los alivios lleguen a los ciudadanos y se reduzca la pobreza e indigencia.

¿Cuáles serán las primeras medidas de Sergio Massa?

Según informó NA, Sergio Massa anunciará su Gabinete el próximo lunes y para el miércoles saldrán sus primeras medidas. Se estima que irán destinadas a darle un incentivo al campo para que liquiden sus cosechas en agosto, o al menos gran parte de ellas, y así recaudar más dinero. Se calcula que son cerca de 10.000 millones de dólares los que podrían ingresar en caso de convencer al sector agropecuario.