Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
San Luis

SOCIEDAD

San Luis: el resultado del rastrillaje en busca del cuerpo de Guadalupe Lucero

Los rastrillajes realizados en San Luis por el Caso Guadalupe no dieron resultados ni indicios sobre el cuerpo de la niña.

<

Hace algunos días atrás se presentó Sergio Andrés Ponce en la Justicia y declaró que él atacó a Guadalupe Lucero e incluso reveló donde enterró su cuerpo. Esto fue tomado por las autoridades de San Luis que mandaron a rastrillar la zona además de allanar el domicilio del acusado y luego de varias horas de trabajo en Potrero de los Funes se conoció el resultado.

Con patrullas de la Policía Federal y perros adiestrados, los resultados del rastrillaje fueron negativos. No encontraron indicios ni el cuerpo de la niña en donde Ponce aseguró que la ahorcó y enterró, a 25 kilómetros de la capital provincial. Con el correr de las horas, el testimonio del imputado comenzó a perder fuerza puesto que en menos de un día dio dos versiones diferentes del hecho.

A su vez, los peritajes realizados en el teléfono celular del acusado descartan que haya estado en el barrio donde desapareció Guadalupe. Esto hace que pierda todavía más fundamentos sus dichos al punto tal que el abogado del padre de la víctima desestimó que su testimonio fuera veraz. Un dato a tener en cuenta es que «el autoincriminado no utilizó su tarjeta de transporte público para ir o salir del barrio en el que fue vista por última vez la niña» según consignó Télam.

¿Cómo sigue la causa?

Luego de estos resultados, se desconoce si mañana seguirán las búsquedas en San Luis por indicios sobre esta causa. Mientras tanto, la Policía Federal allanó la casa donde reside Ponce aunque no obtuvieron datos relevantes para la investigación que se suma a que en su teléfono no encontraron señales que lo relacionen a algún ilícito con la niña.

De este modo, el acusado no se encuentra detenido sino que está en su domicilio con custodia policial y un control médico permanente. Esto es porque el imputado de 26 años padece de esquizofrenia y sus dichos, los cuales revelan que drogó y quemó el cuerpo de la niña de 6 años, son incongruentes con los que brindó horas después y con los peritajes realizados.