Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Víctor Hugo Morales

ESPECTÁCULO

Víctor Hugo Morales disconforme con la llegada de Sergio Massa: «Es ambicioso»

Llega al gabinete un funcionario público que ha sido opositor al kirchnerismo durante varios años.

Víctor Hugo Morales, periodista y relator de fútbol, manifestó que no le gusta Sergio Massa como persona política, sin embargo, hay otros dirigentes que lo respaldan como el caso de Hugo Yasky y eso le da tranquilidad. A pesar de ello, Morales reconoció que Massa es ambicioso y busca el Ministerio de Economía como trampolín para jugar a ser el nuevo presidente en el 2023.

«Viernes con Gobierno nuevo y cambios profundos que provocan muchas preguntas, sin embargo, es un viernes y creo que también va a ser un fin de semana sin respuestas. Cuándo vamos a saber de qué se trata eso que estamos preguntando históricamente desde el 25 de mayo de 1810», se preguntó Morales en la editorial para la radio AM 750.

«¿Los del campo van a vender o no van a vender la soja de la silobolsas, que son una especie de símbolo nacional de la extorción y la delincuencia no solapada?», arremetió el locutor uruguayo contra un sector de la sociedad que considera como el enemigo del pueblo. Luego, retomó el monólogo para hablar de la asunción de Massa al Ministerio de Economía.

«¿El Gobierno es mejor que hace un día? Para mi es mejor y que se yo… porque lo siento mejor. No me gusta Massa como persona política, porque es ambicioso y juega a ser presidente. Se encontró la llave como en los concursos de televisión», sentenció el exconductor de la TV Pública con cierto disgusto por el desembarco del dirigente que durante varios años fue opositor al kirchnerismo.

«Si Hugo Yasky respalda esta designación de Massa, yo me siento un poco mejor, porque hay personas que son particularmente confiables y que pueden hacer una análisis más cercano de la situación», concluyó el exconductor de ESPN tratando de rescatar algún haz de esperanza en medio de una crisis cambiaria y política que no termina de sangrar.