Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Paraguay

MUNDO

Cómo sigue la salud de Fernando Lugo después de ser operado

La cirugía duró cuatro horas y se encuentra internado en un sanatorio privado de Asunción.

<

El expresidente de Paraguay, Fernando Lugo, superó una cirugía de cuatro horas en la que los médicos le drenaron un hematoma en la parte posterior del cerebro y se encuentra en una sala de terapia intensiva en condición estable aunque con pronóstico reservado, informó este jueves una senadora de su partido, Esperanza Martínez.

Lugo, quien ocupó la presidencia entre 2008 y 2012 y es actualmente senador, fue trasladado de urgencia la mañana del miércoles a un sanatorio privado de Asunción desde su oficina del Congreso tras sufrir un accidente cerebro vascular. La lesión se expandió con el correr de las horas.

«Se logró drenar el hematoma, cauterizar todas las zonas donde había sangrado», explicó Martínez, quien es también médica. «Le dejaron un drenaje y en este momento esta en sala de terapia estable, con pronóstico reservado pero por lo menos se pudo superar esta primera etapa de la cirugía que duró cerca de cuatro horas», agregó sobre el exmandatario de izquierda.

Los médicos tenían previsto hacerle al exmandatario una intervención endovenosa pero Martínez explicó que optaron por un procedimiento quirúrgico porque no pudieron llegar a la zona afectada. Lugo, un exobispo católico que colgó la sotana para dedicarse a la política y recibió una dispensa inédita del Vaticano, puso fin a seis décadas de gobierno del derechista Partido Colorado cuando ganó las elecciones presidenciales en abril de 2008, informó Reuters.

Meses antes de concluir su mandato, Lugo, de 71 años, fue destituido mediante un polémico juicio político por mal desempeño de funciones tras un desalojo rural que dejó 17 muertos. Su salida fue cuestionada por varios gobiernos de la región y el país quedó aislado durante meses, mientras su vicepresidente Federico Franco ejercía el gobierno.

El Partido Colorado volvió a ganar la presidencia en los comicios del 2013 y se mantiene en el poder hasta hoy. El exmandatario fue diagnosticado en 2010 de un cáncer de linfoma en etapa inicial, por el que recibió tratamiento en Brasil y se recuperó en 2012.