Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Kirchnerismo

POLÍTICA

El kirchnerismo se distancia de Juan Grabois e impulsa un “refuerzo” contra la indigencia

En qué consiste la propuesta proveniente del bloque de senadores que responde a la vicepresidenta Cristina Kirchner.

<


El referente social Juan Grabois logró abrir un nuevo debate político al impulsar el denominado “salario básico universal” (SBU). Por ese motivo, el líder del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) salió en las últimas semanas con terminantes frases dirigidas al presidente Alberto Fernández, a la vez que está amenazando con romper con el Frente de Todos. En este marco, el kirchnerismo busca distanciarse de Grabois y en las últimas horas presentó un proyecto alternativo.

El proyecto del kirchnerismo

Se trata de un refuerzo de ingresos contra la indigencia, propuesto por la senadora nacional de Unidad Ciudadana Juliana Di Tullio, consignó NA. La iniciativa entró este lunes en la Cámara alta y establece una prestación equivalente a la canasta básica alimentaria (CBA) –actualmente en $15.057–, temportal y con actualización cada tres meses. Asimismo, estima un costo fiscal de 0,09% para este año y 0,44% para 2023.

El objetivo es “garantizar el acceso a una adecuada alimentación de las personas que se encuentren en situación de extrema vulnerabilidad”, según el documento del proyecto. Y remarca que “se prevé que alcance a 1.700.000 adultos que estarían en condiciones de acceder al refuerzo”. “Este universo comprende al grupo de personas adultas que, además de no tener trabajo registrado, no perciben ninguna prestación, jubilación, ni plan social y no cuentan con ningún bien”, se detalla.

Di Tullio, afín a la vicepresidenta Cristina Kirchner, estipuló en su propuesta que “podrán inscribirse las mujeres de entre 25 y 59 años y varones de entre 25 y 64”. “Así se busca cubrir a la franja etaria que no está alcanzada por otros programas sociales entendiendo que las personas que quedan por fuera de ese rango pueden acceder a la Asignación Universal por Hijo (AUH) y Progresar o ya han cumplido la edad jubilatoria y por lo tanto se presume que tienen cubierta la CBA”, afirma la iniciativa.

Además, se establece que el beneficio será de carácter temporal y se otorgará por un año con la posibilidad de renovación en cuanto se pueda verificar que las condiciones de vida de la persona siguen siendo las mismas. La propuesta se conoce en momentos en que desde Grabois y su entorno buscan que se aplique el SBU. El mismo implicaría un reparto mayor de recursos y que el Gobierno ya anticipó que no se contempla por el momento.

Qué es el “salario básico universal”

Según la iniciativa, el SBU es una prestación monetaria mensual no contributiva y de alcance nacional destinada a trabajadores de bajos ingresos, con un monto equivalente al valor de la CBA de un adulto, de acuerdo a lo informado por el Indec. La iniciativa cuenta con apoyo de otros sectores K. Entre ellos, de la CTA de los Trabajadores, la Corriente Federal, la Corriente Clasista Combativa; y del diputado y exministro de Desarrollo Social Daniel Arroyo.

Quiénes lo recibirán

De acuerdo a la letra del proyecto, la finalidad del SBU es “dar una respuesta a la nueva realidad laboral argentina post-pandemia a través de la ampliación de la seguridad social y la promoción del empleo”. “Será otorgado a las personas desocupadas; de la economía informal; inscriptas en la categoría A del Régimen Simplificado de Pequeños Contribuyentes y en el Régimen de Inclusión Social y Promoción del Trabajo Independiente”, especifica el proyecto.

Los argumentos del espacio de Grabois

Al exponer en la Cámara baja en mayo último, el diputado nacional Itai Hagman, del Frente Patria Grande (espacio referenciado en Grabois), reconoció que la aplicación del SBU para nueve millones de personas requerirá “un monto significativo” del Presupuesto. Pero aclaró que “este proyecto no es inviable” ya que “se puede discutir cómo financiarlo”.

Su compañera Natalia Zaracho (quien se desempeñaba como cartonera antes de asumir en Diputados) destacó que “esta medida podría eliminar la indigencia y garantizar que todo el mundo tenga, al menos, un plato de comida cada día”. En la misma línea, su par Federico Fagioli planteó: “¿En qué momento naturalizamos tanta desigualdad? Necesitamos políticas redistributivas. Un SBU que equivalga al valor de una CBA no sólo nos permitiría terminar con la indigencia, sino también avanzar hacia la justicia social”.